طراحی سایت

El ensayo que no se ensaya

El ensayo es un tipo de texto que contribuye a incrementar las competencias de escritura. En otras palabras, es el tipo de texto base sobre el cual se sustenta la estrategia para mejorar la escritura. ¿Hasta qué punto los profesores que mandan a realizar ensayos, están familiarizados con la escritura del mismo?

Parece ser que a falta de ejercitar el ensayo lo utilizan con fines de detectivismo ortográfico.[1] La realización del ensayo camufla una realidad socio-educativa:

No hay demasiados maestros que dominen el sistema de la lengua que enseñan (…). Por lo tanto, no hay demasiados maestros que puedan convertirse, con plena garantía, en modelo lingüístico. De una manera consciente o inconsciente, los maestros lo saben y el hecho de saberlo genera una gran inseguridad que combaten asiéndose a la norma habitualmente ortográfica, que, como mínimo, es explicativa, tiene límites y, por lo tanto, es controlable; pero sin abordar, o haciéndolo con gran timidez, la lengua como vehículo de comunicación.[2]

¿Si ese fuese el fin, por qué escogieron precisamente esta tipología textual? El lenguaje es la expresión del pensamiento y el ensayo evalúa la “lucidez o la torpeza mental”. La enseñanza tradicional concibe la escritura como meras copias y dictados, y no como la puesta en práctica de las competencias cognoscitivas, lingüísticas, enciclopédicas, comunicativas y discursivas.[3]

Escribir ensayos está muy bien. Lo malo es que los docentes (x números de ellos) no predican con el ejemplo. Cuando no se ha escrito un ensayo es difícil saber el tiempo que se necesita para perfeccionarlo y cuál es la métrica de la evaluación.

Como estudiante da gusto ver que los docentes utilizan el ensayo para exponer de manera argumentativa su punto de vista, opiniones o posiciones ante un tema determinado. En verdad creo que indican su redacción porque es el género que más libertad otorga en el ámbito académico, puesto que no tiene como requisitos algunas formalidades que sí tienen otros tipos de textos como los proyectos de investigación.

Para realizar un ensayo se requiere una gran habilidad de expresión y argumentación que lo mismo se espera del estudiante como del docente. El docente es un facilitador, y poder leer sus textos contribuye a cumplir la tarea, incluso abre el debate a los temas que nos cuestionamos.

El tiempo es un factor que a todos nos afecta porque a todos nos llega a faltar. El trabajo colaborativo puede ayudar a mejorar los ensayos y ganar en la competencia escrita que todos necesitamos. Los docentes pueden hacer una revisión por pares y determinar qué correcciones pueden tener los ensayos y qué cambios pueden ser necesarios. Pero escribirlos nos toca a todos, para saber cómo proceder frente a un documento en blanco y mucho por decir.

 


[1] Páez Urdaneta, I. (1985). La enseñanza de la lengua materna: hacia un programa comunicacional integral.

[2] Cassany, D., Luna, M. y Sanz, G. (2000: 14). Enseñar lengua. Barcelona, España: Graó.

[3] Rodríguez Ávila, Yildret (2007). El ensayo: una estrategia para la promoción de la escritura en el instituto pedagógico rural Gervasio Rubio.

 

Comentarios

  • MARÍA FERNANDA ARICHABALA FAJARDO
    23 junio, 2020 at 11:23 am

    Pienso que es verdad que un ensayo es un texto que nos ayuda a exponer nuestros pensamientos e ideas que nos surge sobre algún tema en particular, y que principalmente este ensayo no tiene esos muros podríamos decir que tienen por ejemplo las trabajos de investigación. Por último creo yo, y como dice el texto, los docentes deben ser los principales en hacer ensayos para motivar a sus alumnos hacerlos, ya que con ese ejemplo y con sus experiencias los estudiantes tendrán más interés.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      28 junio, 2020 at 7:20 am

      No debemos perder de vista que ustedes en lo particular se están formando como maestros y deben ser capaces de ejercitarlo (el ensayo) ahora, para luego poder pedir que sus alumnos o hagan y tener las destrezas sufucientes para ayudarlos a mejorarlos como expresión del pensaiento crítico.

  • RICHARD ANDRÉS ESCANDÓN ASTUDILLO
    23 junio, 2020 at 12:49 pm

    Acorde al texto claramente el ensayo puede utilizarse como herramienta en el proceso de enseñanza y de aprendizaje de la escritura académica. Es decir, a través de la composición de ensayos, los alumnos podrían aprender los aspectos teóricos y metodológicos de la comprensión y producción de textos, el cual le permite al alumno abordar la escritura académica desde una perspectiva más subjetiva, más concreta, donde puede desarrollar su creatividad comunicacional. Es por ello que los docentes y nosotros a la vez como futuros docentes deberíamos promover la escritura de ensayos, empezando por nosotros mismos y dando el primer paso, claramente los estudiantes se van a sentir motivados para realizarlos.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      28 junio, 2020 at 7:29 am

      Me interesa particularmente cuando dices que el ensayo “le permite al alumno abordar la escritura académica desde una perspectiva más subjetiva, más concreta, donde puede desarrollar su creatividad comunicacional”. El ensayo muestra la lucidez de pensamiento de su autor, respecto a la objetividad de cierto objeto de estudio y en la medidad en que se ejercita permite desarrollar una marca o un sello personal de comunicar ideas y pensamientos.

  • Karla Andrea Loja Ferreira
    23 junio, 2020 at 1:43 pm

    Concertó totalmente con lo escrito por lo que cuando nos encontramos EG subnivel superior y en BGU la mayoría de docentes que imparte lengua y literatura como parte de cumplir sus clases manda a redactar a los estudiantes un ensayo cuando en ciertas ocasiones ni los docentes saben para que, como, porque, cuáles son los elementos de un ensayo y que se debe plasmar en un ensayo. En ocasiones por no tener la información de saber que es un ensayo suelen realizar un resumen de algún tema en especifico cuando en realidad es donde se toma una postura frente algún tema somos nosotros los autores de un ensayo, son nuestras ideas, pensamientos y críticas.
    Consuerdo que el docente es un mediador y guía del proceso por ende el docente debe tener completamente claro lo que se quiere cuando se realiza un ensayo, para que se hace un ensayo y no sea simplemente para mejorar la caligrafía u ortografía de los estudiantes, además los estudiantes necesitan tener pautas para realizar un ensayo ya que para algunos estudiantes no se les hace fácil realizar un escrito o expresar lo que piensan de forma escrita

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      28 junio, 2020 at 7:38 am

      Estoy de acuerdo con su comentario. Como el mismo es parte de un ejercicio de escritura tengo que señalarle que debe revisar sus textos antes de publicarlos. La edición de texto también forma parte de la redacción académica y es requisito para la formación de maestros. Le recomiendo revisar sus textos con el programa ESTILECTOR, el cual localiza problemas de tipo textual o estilístico y sugiere soluciones de mejora. Por tanto, no es un corrector, porque la mayoría de los aspectos que detecta están demasiado relacionados con las ideas que quieres expresar como para proponer soluciones directamente. Estos son los principales aspectos que detecta:

      (1) Estructura del texto: longitud de párrafos y oraciones, puntuación, marcadores discursivos, etc.

      (2) Léxico: riqueza léxica, repeticiones de palabras, etc.

  • Cinthya Estefanía Arpi Guamán
    23 junio, 2020 at 2:39 pm

    En relación al texto, desde mi perspectiva, concuerdo con la opinión de que, al momento de realizar un ensayo los docentes se enfocan más en corregir errores ortográficos, que no esta mal, sin embargo considero que la lectura también es importante porque por experiencia propia puedo afirmar que varios docentes no dan lectura a los ensayos de los estudiante por lo que muchos de ellos no tratan de elaborar un buen ensayo. Como dice el dicho: “La práctica hace al maestro”, si practicamos constantemente podemos llegar a redactar un buen ensayo, pero también es importante el comentario o correcciones del docente porque nos ayuda a mejorar. Pero el docente debe tener una escritura y lectura activa para que la retroalimentación sea mas eficiente.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      28 junio, 2020 at 7:48 am

      Concuerdo con tu comentario. Has hecho referencia a varios aspectos que quedan relegados en la redacción y luego en la revisión de un ensayo. Hacerlo bien es cuestión de práctica y saber que la escritura sigue un proceso que va desde la lectura comprensiva, la planificación del texto, el desarrollo de las ideas, la revisión de lo escrito, la corrección y posteriormente la publicación. Somos responsables de cada etapa del proceso y no debemos dejar cabos sueltos. Recordemos que nos estamos formando para contribuir a la formación de otras personas.

  • NUBE ESTEFANIA PROCEL GUALLPA
    28 junio, 2020 at 4:06 pm

    De acuerdo al texto, pienso que el ensayo no solo debe ser para cumplir una materia o una planificación realizada, si no que un ensayo es para redactar nuestras opiniones, contrariedades, para expresar lo que pensamos de un tema alguno. Por ello considero que es necesario que tanto el docente como el estudiante deben estar prestos a este proceso, el docente como un mediador, un guiador que oriente en cada paso al estudiante pero que sepa como hacerlo, y el estudiante como un buen aprendiz, que tenga el interés y la voluntad de realizar un ensayo, puesto que un ensayo es muy diferente a un resumen o a un comentario. Para el ensayo se requiere de ciertas instrucciones como son valoración de la información, la redacción del mismo, que no haya redundancia de lo mismo, evitar las muletillas, etc. El ensayo ayuda a la redacción de textos, al desarrollo de la mente y a la capacidad de investigar.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      2 julio, 2020 at 2:01 pm

      Un ensayo es un ejercicio de reflexión. Una mezcla entre el arte y el conocimiento científico; pero un ejercicio, es decir, una práctica que sirve para adquirir unos conocimientos o desarrollar una habilidad.

  • Edwin Javier Yanza Ortega
    29 junio, 2020 at 10:44 am

    De acuerdo a este ensayo puedo manifestar a manera personal que uno de los errores que tengo como estudiante es la perspectiva de que, si yo escribo algo siempre me voy a enfocar de manera poco unidireccional y esto trae consigo los errores que son corregidos por nuestros profesores, errores como: la redundancia y las muletillas. Si bien cierto el ensayo es una manera de expresar nuestras ideas y criterios formulados creo que el error, que radica dentro de nuestros trabajos es la poca familiarización de leer artículos o escritos de nuestros profesores, pues si tuviéramos una idea de cómo ellos escriben se nos haría mucho más viable la formulación del mismo. Esto no manera de crítica sino más bien, como un ejemplo a seguir con respecto a las buenas prácticas de escritura de parte de una persona versada dentro de esta área.

Agrega un comentario