Por qué estás aquí, ¿cuál es tu propósito?

Vine a dialogar. Esa es la pregunta que deseo que la escuela me ayude a contestar. No solo la escuela, también la escuela. Porque la escuela sale mucho por aquí, también se esconde en otros discursos y cuando la siento digo: Escuela esto es contigo. No te escondas, ven y da la cara.

Entonces se muestra como sistema educativo, pero esconde muchas facetas; vaya usted a saber cuántas. Voy a entrever las urgencias del sistema educativo en la pieza de comunicación de Simon Sinek, “Cómo los grandes líderes inspiran la acción”, posteado por el sitio TED.

Voy a de-construir su idea del cambio de cosmovisión desde una construcción social que plantea que el conocimiento es pertinente por necesario y no por hegemónico. Voy a exponer todas las ideas que pueda unir en el menor tiempo posible. En eso consiste la metodología. A fin de cuentas, se trata de comprender todo lo que la gente entiende por conocimiento.

¿Qué hace la diferencia cuando las condiciones de posibilidad son similares? La respuesta es un reconocimiento que comparto: “hay algo más en el juego”. Hay un patrón: pensar, actuar y comunicarse de la misma manera; lo cual significa de manera diferente a como se ha venido haciendo. Lo mejor de todo es que es simple. Depende del orden en que respondas las preguntas: ¿por qué?, ¿cómo? y ¿qué?

Sinek demuestra que lo verdaderamente motivador en una actividad es preguntarse primero ¿por qué lo hago? Aunque todos creen saber lo que hacen, parece ser que algunos saben cómo lo hacen (valor agregado, propuesta única de venta); pero resulta curioso que no todos logran saber por qué lo hacen.

Cuando Sinek dice que esa pregunta esconde en esencia: ¿cuál es la creencia?, entonces me lo creo. Es un cambio de esencia, es un cambio en la comprensión. Cuando nos dijeron que íbamos y debíamos seguir hacia adelante, comiéndonos el mundo, no nos detuvimos a preguntarnos, ¿por qué lo hago?, ¿por qué lo haré? Por qué si o por qué no. Si no tenemos claro el propósito, no vamos a contar con la fuerza para llegar hasta allí.

El resultado de nuestra manera de pensar y actuar debe cambiar. Debemos procurar sentir, pensar y actuar de adentro hacia afuera. Así debe ser más fácil comunicarnos de manera simple con aquellos que como nosotros sienten, piensan y actúan de adentro hacia afuera. Lo que más me gusta de esta parte, es que Sinek comprende que la reacción no viene de la psicología, sino de la biología; tal como lo explica Edgar Morín. En este caso explica Sinek, cuando nos comunicamos de afuera hacia adentro se es capaz de comprender una gran cantidad de información complicada, pero son datos que no guían el comportamiento. En cambio, cuando se habla desde adentro, desde el por qué, cuál es el propósito, la gente puede hacer racional la idea. Es la base de las decisiones instintivas, es cuando decimos: “siento que hay algo que no está bien” o cuando tenemos una corazonada.

Escuela, lo que necesitamos de ti es que nos ayudes a unirnos a la gente que comparte nuestras creencias, a encontrar gente que cree en lo mismo que uno. Esto es importante en educación por algo que Sinek llama la “ley de la difusión de la innovación” y que me suena a “atiendan bien educadores del siglo XXI”.

Esta ley dice que el primer 25% de nuestra población, sin olvidar que somos una sociedad glocal, son nuestros innovadores. El siguiente 13.5% son los que primero se adaptan. El próximo % son la mayoría temprana, el siguiente la mayoría tardía y el último por ciento los rezagados. Y a modo de chiste comenta que la única razón por la cual los rezagados compran teléfonos móviles es porque ya no los venden de disco. ¿qué diría si ve el mío?

Aquí coincide con Bourdieu cuando analiza que no siempre ocupamos la misma posición; nos movemos en el campo. Lograr que una idea sea aceptada por la mayoría no se consigue sin haber penetrado en promedio un 18% en el campo y poder inclinar la balanza de fuerzas. Antes de hablar mal del sistema educativo anterior, que se mantuvo por más de dos siglos hay que encontrar a los que quieren divulgar el nuevo modelo educativo, ¿por qué?, ¿cuál es el propósito? Porque lo necesitamos para construir al ciudadano del siglo XXI. Ahora de verdad somos todos para Uno y Uno para todos.

Tenemos que encontrar a los que quieren cruzar ese abismo. Pero no la podemos poner demasiado difícil. La pregunta, ¿por qué?, ¿Cuál es el propósito? Para mí la respuesta es: para saber hasta dónde podemos llegar.

Empecemos por buscar entre todos los agentes de este campo los que están dispuestos a tomar decisiones instintivas y digo yo, asertivas por pertinentes, porque lo creen. Entonces entra con características del conocimiento tácito: la experimentación y la incorporación al cuerpo. Y asoma la dualidad y la complementareidad, la necesidad de diálogo entre los diferentes mundos e inframundos para convivir en uno que sea simplemente justo.

Buscamos educadores que nos motiven; no quienes digan lo que se hace y lo que se cumple. No será porque tengamos que hacerlo, sino porque queremos hacerlo. Los queremos no por ellos, sino por nosotros mismos.

Gracias Sinek, eres uno de esos grandes motivadores.

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario