El fin de la escuela como la conocemos

La automatización es una tendencia que está cambiando el futuro del trabajo y el presente de la escuela. El sistema educativo debe prestar más atención a este tema.

Si en el 2018 la tecnología y la inteligencia artificial representan un desafío, una amenaza y una oportunidad para la sociedad del siglo XXI, ¿cómo la escuela y el colegio preparan a los estudiantes? ¿lo qué enseñamos hoy será necesario dentro de 5 años?

La historia de la Escuela está asociada a preparar a los ciudadanos para su inserción al mercado laboral. Se espera que termines la enseñanza básica, realices estudios secundarios, te esfuerces por llegar a la universidad y luego te sumes al mundo productivo. ¿La escuela tiene puesta la vista en el 2030?

La Cuarta Revolución Industrial está modificando los esquemas del trabajo tradicional. ¿Si el trabajo tal cual lo conocemos está llegando a su fin, qué sucede con la escuela? El auge de la tecnología (robots, inteligencia artificial…) demanda a la escuela la formación en habilidades que complementen a las máquinas. Le exige competencias socioemocionales como liderazgo, destrezas comunicativas, empatía, capacidad de trabajo en equipo y además habilidades analíticas como aprender a aprender, capacidad de resolver problemas y habilidad de emprendimiento.

Ecuador, como el resto de países de América Latina, debía estar instaurando profundas reformas educativas, que vayan más allá de lo que algunos ya hacen: proporcionar tablets a los alumnos, ya que ese único paso significa quedarse en la superficie. Aunque parezca mucho, incluso elitista, es parte del rezago tecnológico.

La Escuela tiene que invertir más en sus docentes. Necesita una capacitación más fluida para gestionar el conocimiento, mecanismos que les permitan actualizar sus habilidades constantemente y apoyar la rapidez con que la tecnología cambia la sociedad.

Cuando se piensa en el futuro del empleo no siempre se piensa en la escuela para el futuro. Los docentes siguen enfrascados en impartir contenidos, en una era donde los contenidos se crean a una escala humanamente inalcanzable. De allí la necesidad de ayudar a aprender, a trabajar en equipo, de poder acoplarse a las máquinas, … de fluir.

La adaptabilidad y la creatividad son competencias necesarias que le están faltando a los docentes. Eso les dificulta ayudar a aprender en la escuela del mañana, que era para ayer. No es una amenaza, es un reto. Las decisiones que se tomen hoy en materia de formación y educación serán fundamentales para el futuro del mercado laboral.

Los profesores no deben ser de matemáticas, lenguas o ciencias. Eso fue lo que estudiaron en un contexto que ya pasó. Para ellos el futuro del empleo ya llegó. El futuro del trabajo de sus estudiantes dependerá, en gran medida, de su capacitar de ayudarlos a aprender aquellas habilidades que los diferencian de los robots, y que requieren participación, inteligencia emocional, resolución de conflictos, etc.

Los docentes no deben tener miedo al cambio o tienen que aprender a lidiar con él. Hay que temer a la burocracia y al papeleo y aliarse a la tecnología. Tendrán que usar el talento para mejorar y multiplicar sus habilidades. Los estudiantes pueden contribuir mucho, ahora parece que ellos están más preparados para el cambio. Todos tenemos que aprender.

Comentarios

  • JOSÉ LUIS ARÉVALO ESPINOZA
    16 mayo, 2019 at 8:54 pm

    Es cierto que un robot “inteligente” podría superar al ser humano en cuanto a capacidad de almacenamiento de contenidos puesto que gracias a los avances tecnológicos y miniaturización de componentes pueden almacenar gran cantidad de información en unidades de almacenamiento relativamente pequeñas y cada vez más veloces pero, un robot NO ES CAPAZ DE HACER MAS DE LO QUE FUE PROGRAMADO PARA HACER, sin embargo es sumamente importante que se desarrollen en los docentes capacidades que son propias del ser humano tales como liderazgo, empatía, es decir capacidades emocionales, sociales y ciertas habilidades para poder administrar de una manera más eficiente el conocimiento para que en caso de ser necesario poder usar los avances tecnológicos de inteligencia artificial como un complemento y poder de esta manera potencializar nuestras habilidades.

  • Carlos Landi
    17 mayo, 2019 at 10:11 am

    La tecnología en el siglo XXI avanzará a gran escala tanto así que se tiene previsto que un robot suplante al docente ya que el robot destacaría en información acerca de cualquier ciencia pero hay que tomar en cuenta que si un robot da clase los estudiandiantes no tendrían la capacidad de pensar.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      20 mayo, 2019 at 11:38 am

      Es interesante que te preocupes por estos temas, que más que futuro ya son historias del presente. Para ganar más claridad en tu punto de vista, quería preguntarte: ¿Por qué consideras que “si un robot da clase los estudiandiantes no tendrán la capacidad de pensar”?

  • Jorge Luis Urgilez Siguencia
    17 mayo, 2019 at 10:15 am

    Desde mi criterio, pienso que la educación por mas que queramos no puede ser suplantada por la automatización, ya que, a pesar de que los robots pueden tener más información que nosotros los humanos no pueden expresar sentimientos, algo que es propio del ser humano. Sin embargo, la tecnología en general si puede apoyar a la educación actual.

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      20 mayo, 2019 at 11:41 am

      Me llama la atención que aborden el tema como algo del futuro. El comienzo del siglo XXI estuvo marcado por el aporte de la tecnología a la educación. Esto se traducen en beneficios que ayudan a mejorar la eficiencia y la productividad en el aula, así como aumentar el interés de los estudiantes en las actividades académicas.

  • Jonnathan Serrano
    17 mayo, 2019 at 10:19 am

    En cada época la sociedad y la tecnología es distinta, por ello, debemos ser coincidentes de lo que tarde o temprano sucederá siendo el cambio que queremos presenciar en nuestra historia. Manteniendo una personalidad de liderazgo, diferente a un ser artificial sin emociones ni sentimientos, ya que esto es lo que nos hace humanos y diferentes.

  • Nestor toalongo
    17 mayo, 2019 at 11:56 am

    La educacion dentro de algunos años avanzara de la mano con la tecnogia tanto en conocimiento personal como en colectivo este mismo relacionandose con el aprendizaje, es aquí en donde el maestro es el guia de los alumnos en la formacion de conocimientos de mentes prematuras, tendran la resposabilidad de aportar conocimiento y estar en constante actualización.

  • JOSUE DENIS CUMBE QUITO
    19 mayo, 2019 at 5:21 pm

    “El futuro del mundo pende del aliento de los niños que van a la escuela” (Cita Hebrea de El Talmud. Libro sagrado de los judíos), en este sentido estoy de acuerdo en que la escuela debería invertir más en sus docentes. En donde se realicen constantes capacitaciones para actualizar sus saberes y sus habilidades de adaptabilidad y creatividad, para que puedan enseñar en la escuela del mañana; en dónde, el conocimiento no sea mecanizado, sino que el docente sea un guía para alcanzar dicho conocimiento. Claro que este proceso será muy arduo ya que todo depende de la disponibilidad del docente y su buena voluntad al aceptar aliarse a la tecnología para mejorar sus habilidades y así poder formar estudiantes para un próspero futuro del mercado laboral.

  • Tania Joseline Sari Cornejo
    22 mayo, 2019 at 2:23 pm

    El articulo consta de una gran información que explica el como mejorar la educación para los futuros estudiantes, de modo que la tecnología ha dado un gran salto dentro de la humanidad por lo que es necesario utilizar la tecnología pero como una buena herramienta lo que contribuirá al mejor desarrollo del campo educativo logrando que se le prepare al alumno para enferntarse al futuro.

  • Joseline sari
    22 mayo, 2019 at 8:16 pm

    En este articulo podemos decir que los docentes deben estar lo suficientemente capacitado al momento de trasmitir su conocimiento y de esa manera los estudiantes muestren interés por aprender, sin embargo la tecnología es importante siempre y cuando los jóvenes puedan utilizar de manera correcta.

  • Franklin González, Marcelo Caicedo, Andrés Alvarez
    22 mayo, 2019 at 9:59 pm

    Debemos abrirnos al nuevo mundo tratando de mejorar la calidad de la educación de cada estudiante, puesto que qué en muchas ocasiones se observa que se sienten presos en la escuela no existían espacios para aprender lo que les interesa, el profesor del futuro tiene que ser más creativo innovador tomar la tecnología y llevarla para bien del estudiante fomentando su interés y ayudándolo a mejorar tanto así que el se sienta libre y sea capas de diferenciar lo que está bien y lo que está mal, no está por demás creer que la tecnología sea que cambie la educación pero si podría ayudar a que no todo solo sea COPIAR Y REPETIR el profesor del futuro tiene que adaptarse a los cambios para ayudar al estudiante a APRENDER.

  • Franklin González
    23 mayo, 2019 at 10:32 am

    Debemos adaptarnos a los cambios para mejorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes ya que en muchos casos observamos que se sienten presos puesto que en las escuelas no existen espacios para que aprendan lo que a ellos les interesa, el profesor tiene que ser innovador, creativo y sobre todo debe adaptarse a la tecnología que va avanzando a lo largo de nuestras vidas fomentando el interés y la creatividad de los estudiantes dejando a lado el COPIA Y REPITE la tecnología en sí no creo que reemplace a la educación pero ayudará a que ellos capten mejor, sean más recíprocos y participativos en las clases, el profesor debe guiarlos y usar esta herramienta para el buen de ellos demostrando lo que está bien o mal, para que ellos aprendan a ser más curiosos y desenvueltos que se enfoquen más en APRENDER.

Agrega un comentario