¿Co-botización? ¿A qué nos obliga?

Co-botización es el nuevo nombre del empleo: la convergencia de máquinas con personas. Muchos empleos realizados por el hombre serán en parte o totalmente, reemplazados por inteligencia artificial. Por ejemplo, 2000 hospitales en el mundo ya usan robots quirúrgicos, y para el 2019 unos 37 500 cuidarán adultos mayores.[1]

Pero al mismo tiempo se demandarán más especialistas que empleen la tecnología en aras de mejorar la salud y la calidad de vida. La tecnología reemplaza algunos empleos, pero abre nuevas oportunidades: médicos informáticos, desarrolladores de aplicaciones para la rehabilitación de pacientes, bio-ingenieros, expertos en bio-impresión 3D, científicos de datos, etc.

Surgirán nuevas categorías de empleos, desplazando parcial o totalmente a otros. Serán más necesitados entrenadores de robots, especialistas en sensores, diseñadores de software, asesores de tiendas virtuales, especialistas en marketing digital, etc.

Los conjuntos de habilidades requeridas tanto en las ocupaciones antiguas como en las nuevas cambiarán en la mayoría de las industrias y transformarán cómo y dónde trabajan las personas. También puede afectar a los trabajadores de sexo femenino y masculino de manera diferente y transformar la dinámica de la brecha de género en la industria.

¿Cómo la escuela debe trabajar para formar el capital humano del futuro?

Hay que tomar en cuenta que la mayoría de ocupaciones que tendrán los escolares de hoy todavía no existen. Los expertos coinciden en que al menos se deben potenciar las habilidades que las máquinas no saben replicar (creatividad, socialización, inteligencia emocional) y la capacidad para adaptarse a los cambios (flexibilidad y desaprender).

Las habilidades del futuro no están siempre asociadas a perfiles tecnológicos; las habilidades blandas, pueden ser fundamentales. Cuando hablamos de habilidades blandas nos referimos a las habilidades asociadas con la personalidad y naturaleza del individuo tales como: capacidad de liderazgo, relaciones interpersonales y actitud positiva. Estudios sugieren que cada día, más empleadores están considerando estos factores en su proceso de selección.

Sin duda, la convivencia entre trabajadores y robots requiere otro tipo de habilidades y formación en el sistema educativo.

 


[1] Informe Robot-lución, del INTAL-BID.

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario