Algoritmos chantajistas

Aerolíneas están usando algoritmos para separar los asientos de grupos y obligar a los pasajeros a pagar más. El problema, que se sepa, no ha afectado a Ecuador, pero lo comentamos como una forma de mostrar hasta qué punto las compañías pueden afectar a los clientes.

Según Margot James, ministra de Cultura Digital en Reino Unido, “algunas aerolíneas han creado un algoritmo específico para identificar pasajeros que viajen juntos con el mismo apellido”. A través de este algoritmo, la compañía identificaría los grupos y los colocaría de manera separada a propósito con la finalidad de intentar cobrarles un extra por cambiar de asiento.[1]

Una de las compañías que estarían haciendo uso de este tipo de algoritmos es Ryanair. El caso fue expuesto por Rogers (2017) quien aseguró que había estado investigando la situación y observó como la probabilidad de que cuatro pasajeros se sentaran juntos en un vuelo de esta compañía era menos probable que ganar la lotería. La aerolínea se justificó explicando que los asientos se generan de manera aleatoria, pero que sí había un algoritmo para mantener libres las ventanas.

Sin dudas esta separación forzosa genera muchos ingresos. Según Kenny Jacobs, director de comunicación de Ryanair, a mediados de 2017 el porcentaje de usuarios que pagaba para reservar asiento se había elevado del 40 al 50%. Esto supone más de 7,4 millones de pasajeros en medio año, pagando por elegir asientos y unos ingresos de unos 17 millones de euros. ¿Y qué pasa con quienes no pagan? “Cuando un cliente no paga por un asiento, estos se asignan de manera aleatoria. El algoritmo cambia en función de cada vuelo y cada ruta dependiendo de la demanda de asientos reservados”. Como la ocupación de los vuelos de Ryanair suele superior el 97%, la compañía suele reservar las ventanas para facilitar que haya asientos disponibles para quienes quieran pagar por ellos.

¿Qué sucede en caso de un adulto viajando con un menor de edad? Se obliga a los adultos a pagar 4 euros como extra y tener un asiento reservado especial entre las filas 18 y 30.

No solo ha sido Ryanair. De parte de los clientes han llegado quejas de Emirates, Iberia Express, Vueling. Lo que debería ser un hecho puntual debido a la alta ocupación del vuelo, se ha convertido en una práctica habitual e incluso, premeditada. Lo cierto es que todas ellas separan los asientos de familias y grupos y demandan un pago extra si desean estar juntas.

En una encuesta realizada por la CAA (Autoridad Civil de la Aviación) se encontró que aproximadamente el 50% de los usuarios fue informado antes de viajar que quizás necesitarían pagar si querían sentarse juntos y el 10% de los consultados nunca indicó nada al respecto. El 46% tiene una opinión negativa respecto a pagar más para sentarse juntos.

Esta estrategia además del aspecto ético tiene otro cuestionamiento. Sentarte alejado de tus acompañantes supone un riesgo para la seguridad, ya que potencialmente puede ralentizar la evacuación en caso de emergencia.

El uso de los algoritmos es parte de las áreas que requieran una mejor regulación respecto a cómo se utilizan los datos.

 

[1] Tomado de https://www.xataka.com

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario