El ‘colorismo’, una subcategoría de racismo

El colorismo es un tipo de discriminación que afecta a las comunidades con el tono de piel más oscuro. Cuanto más oscura es la piel de una persona, está más sujeta a los prejuicios; en cambio, cuanto más clara es la piel y más finos sean sus rasgos, mejor se insertará dentro del patrón europeo y por lo tanto, será más apreciable y tolerable socialmente.

El color de la piel es un factor estereotipado que muchas personas usan para juzgar la procedencia de alguien. A menudo, el color o el tono de la piel puede ser un factor para toda una variedad de distinciones. Llega a ser no solo evidencia de cambios demográficos, sino una forma de intromisión en los valores, la cultura, la economía y la seguridad.

El ‘colorismo’, una subcategoría de racismo que favorece la piel clara y penaliza la piel oscura. Se considera denigrante tener la piel oscura o características indígenas, por lo que “los adelantados”, los que logran tener una piel más clara o rasgos más suaves, pueden tener ciertas ventajas.

El término fue creado por Alice Walker y citado por primera vez en 1982. Contextualiza que cuánto más oscura es la piel de una persona negra, es más sujeta a prejuicios raciales, sobre todo a las comunidades latinas. De acuerdo a la autora, una persona con piel más oscura sufre mucho más racismo, rechazo social y estético comparado a otra persona negra, pero con la piel más clara.

Vivimos en un mundo que percibe la piel oscura como algo malo, amenazante, extranjera y extraña. “Las personas que pueden pasar como blancos tienen menos probabilidades de ser agredidos en la calle o en eventos deportivos y ese tipo de cosas, lo que puede hacer que sea más fácil hacerse de la vista gorda o minimizar cuando no te enfrentas a esa situación directamente”, dijo Margaret Hunter, profesora de sociología en Mills College en Oakland. “Algunas de la agresiones por el tono de la piel se están amplificando en este contexto de racismo y xenofobia”.[1]

De acuerdo con un estudio de 2015 publicado en la revista Social Currents, los entrevistadores blancos consideran que los latinos y los negros que tienen tonos de piel más claros son mucho más propensos a ser vistos como inteligentes.[2] Ser una minoría de piel clara también se traduce en beneficios materiales, que incluyen un mayor ingreso y un mayor logro educativo.

Aunque existe una tendencia del racismo de personas blancas a personas con piel más oscura, lo peor de esta discriminación es que aplicada dentro de la misma comunidad negra. Una persona negra puede ser racista con otra solo por ser de piel más clara. Se crea racismo dentro del racismo.

En general, los estereotipos de los latinos en América se correlacionan con el colorismo. Camuflar la negritud o lo indígena es una necesidad, para ser menos perceptible y garantizar más aceptación social. Esto fenómeno transmite los valores de una cultura de la supremacía blanca racista y se perpetúan a sí mismo en la sociedad y, en consecuencia, dentro de las comunidades. Por ejemplo, las ventas mundiales de crema despigmentante se mantienen estables y las imágenes con Photoshop en las que la piel del modelo ha sido aclarada, son comunes.

¿Qué problemas genera este fenómeno?

El emblanquecimiento diluye la conciencia y aleja a las personas de sus raíces africanas, indígenas, etc. De acuerdo con la cadena de privilegios, las personas vistas como “casi blancos” no siempre podrían enterarse del racismo social, por recibirlo de una manera subjetiva.

La falta de conciencia también produce el sentimiento de desubicación, como la sensación de no pertenecer a grupo alguno: no eres blanco, pero tampoco te identificas como negro o indígena. Sin la conciencia de nuestra historia, de nuestras necesidades y luchas como colectivo, nos volvemos más vulnerables.

 

 

[1] Tomado de Mejia, Brittny (2018). “In the Trump era, a lighter shade of Latino can make life easier”.

[2] Ídem.

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario