¿Qué es el habitus?

El habitus, es un concepto fundamental dentro de la teoría sociológica de Pierre Bourdieu. Junto con la teoría de campo y el capital, conforman la triada de constructos que permite analizar las relaciones que se establecen en un campo social.

Las categorías teóricas campo, habitus y capital, permiten explicar las relaciones que se establecen entre los agentes que “juegan” en un campo social. Las reglas del juego se dictan en función de las estructuras objetivas (prácticas impuestas por la lógica del campo) y las estructuras incorporadas (prácticas que asumen los agentes, determinadas por el habitus).

Bourdieu aporta a la comprensión de la sociedad una perspectiva relacional, a partir de los vínculos que se establecen entre los agentes que interactúan en un campo social. Estas relaciones toman forma mediante la noción de campo; y contenido, por medio de las nociones de habitus y capital. Se habla entonces de la Teoría de los campos sociales. Puede utilizarse como una metodología para identificar la dinámica de un campo de estudio. Las categorías de campo, habitus y capital se utilizadan como instrumentos teóricos para superar la oposición entre la reflexión teórica pura y la investigación empírica. Se convierten en instrumentos que son juzgados sólo en el uso.

Es la investigación empírica sobre el objeto construido quien determina la construcción adecuada y apropiada de dichas categorías. Utilizar como método las nociones de campo social y habitus, tiene como objetivo captar lo invariante, en la variante examinada (Bourdieu, 2002-b). Parte de la metodología será aplicarla a una realidad social, como un modelo elaborado desde esta lógica.

El habitus es la forma en que las estructuras sociales se graban en el cuerpo y la mente, y forman las estructuras de la subjetividad. Al igual que las otras dos categorías de su sistema teórico (campo y capital), la reiterada referencia a ellas hace que existan varias formas de expresión e incluso enriquecimiento de los términos. La noción contenida en esta categoría es, posiblemente, la máxima expresión de su intento por superar la dualidad tradicional entre estructura social sin sujeto (Simmel y Tönnies) y acción social sin estructura (Weber). Es el punto en el que concurren la sociedad y el individuo: el individuo como ser social.

El habitus constituye el conjunto de esquemas generativos a partir de los cuales los sujetos perciben el mundo y actúan dentro de él. Bourdieu se refiere a este como estructura, o sea, sistema de disposiciones, estructurada por la posición social y estructurante, en tanto formadora de prácticas; generada por las desigualdades y generadora de las mismas; expresión de la interiorización de relaciones de poder y producción condicionada por una realidad concreta donde se mezclan las condiciones históricas en las que nacen.

Históricamente construido, el concepto de habitus está “originado en el esfuerzo por dar razón de las prácticas de hombres y mujeres que se ven en medio de un cosmos económico, extraño y extranjero, importado e impuesto por la colonización, con una preparación cultural y disposiciones, en especial económicas, adquiridas en un universo precapitalista” (Bourdieu, 2002-a, p.15-16). El habitus funciona “como principio generador de prácticas reproductoras de las estructuras objetivas” (1993, p. 29). En su conjunto representa un sistema de disposiciones perdurables (originadas por la posición que una persona ocupa en la estructura social) pero, a criterio personal, y como se podrá ver en el análisis del campo social del conocimiento científico en Ecuador, no son imperecederas.

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario