Déjà-vu: las brechas salariales

En promedio, a las mujeres de todo el mundo se les paga un 15,6% por hora menos que a los hombres (Informe sobre el salario mundial 2018-2019). La brecha salarial agregada se define como la diferencia del promedio salarial entre hombres y mujeres en razón del salario promedio de los hombres.

Puede surgir por:

  • Diferencias entre los logros educativos femeninos y masculinos.
  • Salarios más bajos en los sectores y ocupaciones en que se concentran las mujeres.
  • Diferencias entre las tasas de participación femenina y masculina en el trabajo a tiempo parcial y a tiempo completo. Está influenciado por el papel de las mujeres como madres y sus responsabilidades de cuidado.
  • Discriminación en el pago entre mujeres y hombres que realizan el mismo trabajo o un trabajo de igual valor.

Hay al menos cuatro patrones detrás de la brecha salarial de género que se muestran con fuerza en los datos entre países.

  1. La “segregación ocupacional vertical”. Si bien los niveles de educación son similares, es más probable que las mujeres se encuentren en categorías ocupacionales menos calificadas. Es decir, agrupamiento de hombres en las jerarquías ocupacionales y las mujeres por debajo.
  2. Las empresas que emplean una mayor proporción de mujeres tienden a pagar salarios más bajos.
  3. El llamado Estado paterno. Muchos países muestran una multa salarial para las madres y una prima salarial para los padres.
  4. La participación laboral es menor para las mujeres. Independientemente del nivel de ingresos, en todos los países y en cualquier grupo de edad, las tasas de participación de las mujeres siempre son inferiores a las de los hombres.

¿Cuál es la situación en Ecuador?

En Ecuador las mujeres ganan en promedio, un 25% menos de lo que perciben los hombres (INEC, 2017). Este porcentaje es superior en tres puntos (3.0) a la media global, según un estudio del 2017 de Naciones Unidas (ONU). Galápagos es la provincia más inequitativa en términos salariales, seguida de Cotopaxi y Azuay. La preparación académica tampoco es garantía de igualdad. Según el INEC, una mujer con educación superior gana 28% menos que un hombre con igual formación. Un 35% de compañías ecuatorianas trabajan hoy en políticas de género, que incluye garantizar un salario equitativo (Women for Women).

¿Cómo enfrentamos esta desigualdad?

Transparentar la información sobre las remuneraciones dentro de una organización es una política de talento humano que puede abonar en la reducción de las brechas. La Ley de Transparencia obliga a las entidades estatales a publicar los salarios y cargos de sus trabajadores, con lo cual se puede constatar si hay desigualdad salarial. En el sector privado no existe esta obligatoriedad.

Aún se relaciona a la mujer con las tareas del hogar, tiene menor participación en el mercado laboral y está menos representada en los cargos más altos de las empresas. La brecha salarial de género no es únicamente un fenómeno del mercado laboral. Surge en el contexto de las expectativas sociales y las elecciones dentro de los hogares sobre la asignación de tiempo.

Un dato interesante es la expectativa laboral. Universum Global, una firma consultora de recursos humanos, investiga lo que los jóvenes en el proceso de obtener ciertos tipos de títulos consideran qué vale la pena en el mercado laboral. Una de las preguntas que realizaron fue: ¿qué salario espera ganar en su primer trabajo después de la graduación?

La forma en que respondieron los encuestados evidencian cómo las mujeres y los hombres, valoran sus propias contribuciones. Se debe entender que es una cuestión de habitus y que cambiarlo implica modificar la estructura del campo social del trabajo. Rusia es la nación donde las mujeres empresarias de negocios (en el aula) se valoran más por debajo de los hombres. Esperan ganar un salario anual de alrededor de $ 10,783 una vez que obtienen sus títulos y encuentran trabajo. Los hombres, una vez que obtienen sus títulos, esperan ganar $ 13,635, mostrando una diferencia de género de 79.09%. En tanto, la brecha de género con la mayor remuneración esperada existe en los Países Bajos, donde las encuestadas dijeron que buscarán ganar alrededor de $ 34,415, a los $ 41,163 de los hombres, una diferencia de género de 83.61%.

Textos consultados:

Serrano, Diana (2018). Sondeo: ¿Cuál es la brecha salarial entre hombres y mujeres?

Taylor, Timothy (2018). Gender Wage Gaps Around the World – BBN Times.

Strauss, Karsten (2018). The Countries With The Best And Worst Gender Pay Gap Expectations …

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario