Dividendo femenino = economía sostenible

Un dividendo demográfico es el crecimiento económico acelerado que puede resultar de una disminución en las tasas de natalidad y mortalidad de un país, y el subsiguiente cambio en la estructura de edad de la población. Las inversiones en planificación familiar y educación pueden llevar a una disminución de la fertilidad y, por lo tanto, a una estructura de edad cambiante que crea el potencial de un dividendo demográfico.

Si bien el dividendo demográfico proviene de cambiar las estructuras de edad hacia edades más productivas, el dividendo femenino proviene de tomar medidas que aumentan el volumen de trabajo de mercado (remunerado) y el nivel de productividad de la población femenina.

¿En qué consiste el dividendo femenino?

Es un proceso que acompaña al bono demográfico. Consiste en la posibilidad de que se incremente la tasa de participación laboral de las mujeres, al reducirse la tasa de fecundidad. En este caso, se reduce el número de niños por mujer y se potencia el aumento de la fuerza de trabajo global y el ritmo de crecimiento económico.

¿Qué sugiere en particular?

Que las economías podrían ser más productivas y equitativas al cerrar las brechas de género en el mercado laboral, como es el caso de las mujeres que tienden a realizar de forma no remunerada la mayor parte de la atención a personas dependientes y el trabajo doméstico. Estas son cargas de tiempo sustanciales en comparación con los hombres, y puede impedir que las mujeres busquen mejores oportunidades en el mercado laboral.

¿Qué efecto tendría?

Las inversiones en el capital humano de las mujeres y las niñas pueden tener múltiples efectos beneficiosos:

  • Contribuyen a una menor fertilidad.
  • Cambian las estructuras de edad de la población hacia edades más productivas.
  • Pueden tener un efecto adicional de aumentar el tiempo de las mujeres para el mercado y aumentar su productividad.

¿Qué se ha venido haciendo?

  • Políticas que fomentan el cuidado de dependientes a precios asequibles.
  • Apoyo a las mujeres para que continúen su educación.
  • Incentivar el retraso del primer parto para que puedan aumentar la participación en la fuerza laboral y aumentar los salarios.

¿Qué falta por hacer?

Más de lo que se ha hecho. Aunque las niñas son aproximadamente la mitad de la población juvenil en los países en desarrollo, tienden a contribuir menos que los varones a la economía. Se requiere cuantificar el costo de oportunidad de la exclusión de las niñas del empleo productivo, con la esperanza de que los datos lleven a los responsables políticos a reconsiderar la subinversión actual en las niñas.

Invertir en las niñas aumenta el potencial de ingreso de una nación. Habría que examinar tres aspectos ampliamente prevalentes en la vida de las adolescentes: el abandono escolar prematuro, el embarazo y el desempleo.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario