McDonald’s y los antibióticos

McDonald’s tiene una nueva política de antibióticos para la carne de res. La cadena de comida rápida dice que medirá la presencia de los medicamentos en sus mercados más grandes y establecerá límites para su uso a finales de 2020. Esto es significativo, teniendo en cuenta que la cadena es la mayor compradora mundial de carne de res.

McDonald’s pretende reducir el uso general de antibióticos importantes para la salud humana, que se aplica en el 85% de la cadena de suministro global de carne de res. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo actual.

El movimiento de la cadena de comida rápida más grande del mundo aborda las preocupaciones de que el uso excesivo de antibióticos puede disminuir la eficacia de los medicamentos en las personas. Con la nueva política, McDonald’s estaría contribuyendo a preservar la efectividad de los mismos para la salud humana y animal en el futuro. En el año 2014, ya había anunciado un cambio en su estrategia de seguridad alimenticia.

Reducir el uso general de antibióticos de importancia médica en la carne de res es complejo y no se puede lograr de la noche a la mañana. Hay datos limitados disponibles en la industria mundial de la carne de res sobre su uso. En colaboración con proveedores y productores, planean adoptar un enfoque estratégico y por fases:

  • McDonald’s se ha asociado con proveedores de carne de res en sus 10 principales mercados de abastecimiento para medir y comprender el uso actual de los antibióticos en una cadena de suministro diversa y global.
  • Para fines de 2020, establecerán objetivos de reducción para antibióticos de importancia médica.
  • A partir de 2022, estarían informando sobre el progreso frente a los objetivos de reducción en sus 10 principales mercados de abastecimiento de carne.

El enfoque general de McDonald’s para el uso responsable de los antibióticos se centra en refinar su selección y administración, reducir su uso y, en última instancia, reemplazarlos con soluciones a largo plazo, para prevenir enfermedades y proteger la salud y el bienestar de los animales. Eliminar los antibióticos del ganado es más difícil, que lo logrado con pollos, ya que el ganado vacuno vive más y tiene más posibilidades de enfermarse.

Esta política creará potencialmente un nuevo estándar para los productores de ganado y una amenaza a las ventas de las compañías farmacéuticas.

Ecuador, como el resto de países del mundo, está afectado por la rápida y alarmante propagación de la resistencia a los antibacterianos. Entre las causas se encuentra el uso no controlado de antibióticos en la producción industrializada de los alimentos, especialmente los protéicos de origen animal.  

Dentro de las recomendaciones generales de los organismos internacionales y nacionales están:

  • Implementar un acercamiento holístico y nuevas perspectivas para enfrentar el problema de la resistencia de los antibióticos, orientados a la búsqueda de la equidad y el equilibrio entre los seres humanos, la naturaleza y el respeto por todas las formas de vida.
  • Documentar su uso por los diferentes sectores de la economía, tanto en términos de calidad como de cantidad, y el impacto en la salud humana del uso de antibióticos por el sector productivo (acuacultura, agricultura, ganadería, aves de corral y otros).

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario