Los revisionistas de la Historia. El Holocausto

La negación de la especificidad del Holocausto es uno de los varios temas que se encuentran hoy en la literatura de los llamados revisionistas: escritores ultraconservadores y ultra izquierdistas en Europa occidental y los Estados Unidos que han estado intentando reescribir la historia desafiando la existencia de cámaras y campamentos de gas, y el exterminio por parte de los nazis de unos nueve millones de europeos, seis millones de ellos judíos.

Se produjo un debate en los círculos intelectuales europeos sobre dos publicaciones llamadas “revisionistas”. La controversia comenzó con la publicación de: (1)  “Dos tipos de destrucción: La destrucción del Reich alemán y el fin de la judería europea”, por Andreas Hillgruber[1] y (2) Ernst Nolte,[2] otro historiador que argumenta que el nacionalsocialismo debe ser visto como una reacción a lo que él denomina “las acciones bolcheviques de aniquilación” en la década de 1930 en la Unión Soviética, y más atrás, a la Revolución Industrial.

Los revisionistas producen grandes series…

En 1984, una serie de 15 horas en la televisión titulada “Heimat”, atrajo a un público récord. Heimat, es la saga de los habitantes de un pueblo ficticio y tranquilo antes y después de la guerra. Sus ciudadanos son básicamente gente decente, que viven la época nazi brutal sin que, en la mayoría de los casos, cambien significativamente. El dato importante es que casi no hay nazis en ese pueblo.

El mensaje sutil, pero inconfundible de ”Heimat”, es que ” esta cosa terrible, el nacionalsocialismo, nos fue hecha por unos pocos brutos llamados nazis, una pequeña minoría que tomó el poder y distorsionó la paz. La vida de los alemanes comunes”.[3] El mal ocurre en el guion, pero es casi incidental.[4]

Los escritores y directores de tales películas niegan que sean revisionistas. Dicen que están explorando su pasado con la nueva honestidad que el tiempo y la distancia de los eventos lo permiten. Otros, en cambio, están preocupados por lo que ven como la proliferación de tales temas revisionistas en la literatura académica y popular, en películas y obras de arte; no solo en Alemania, sino en toda Europa occidental. Consideran que estas obras caen dentro de la categoría de distorsión de hecho e historia.

Entre los más frecuentes se encuentra el revisionismo a través de la comparación.

Se puede decir que:

  • Stalin mató a más personas que Hitler.
  • Los Estados Unidos lanzaron bombas atómicas sobre Japón

En ambos casos implica una culpabilidad comparable para los nazis y los estadounidenses. Las malas acciones de Alemania son una desafortunada continuación de una serie de indicaciones históricas de la inhumanidad del hombre hacia el hombre. La especificidad del Holocausto no se menciona, se entierra en hechos comparativos.

Otra estrategia de desviación es describir la periferia en lugar del núcleo del fascismo. En “Heimat” se enfatiza la normalidad o malestares de la vida cotidiana en el Tercer Reich y diluye la esencia del régimen.

Una encuesta de CNN (2018) ha llamado la atención de Europa. “El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se unió a los legisladores y las principales figuras involucradas en la lucha contra el antisemitismo al decir que está “preocupado” por los resultados de la investigación de CNN sobre las actitudes europeas hacia los judíos”.[5]

Según la encuesta, el 34% de los europeos encuestados saben un poco o nunca han oído hablar del Holocausto, mientras que el 20% de los franceses entre 18 y 34 años de edad dijeron que nunca habían oído hablar del mismo. Y el 31% de los europeos encuestados cree que conmemorarlo distrae de otras atrocidades e injusticias de hoy.

Piotr MA Cywiński, director del Memorial Auschwitz, dijo que los resultados de la encuesta subrayaron la importancia de la educación para combatir el odio. “Las ideologías antisemitas o xenófobas que en el pasado llevaron a la catástrofe humana de Auschwitz, parecen no haber sido borradas de nuestras vidas hoy. Todavía envenenan las mentes de las personas e influyen en nuestras actitudes contemporáneas en términos sociales, políticos, éticos y otros. aspectos”.


[1] Un historiador de la Universidad de Colonia y una reconocida autoridad nacional Socialismo.

[2] Otro historiador que publicó un artículo en el principal periódico de Fráncfort, Frankfurter Allgemeine Zeitung, donde desarrolló los temas que había discutido por primera vez en un ensayo publicado en Londres en 1985.

[3] Criterio expresado por Hans Mommsen y recogido en el texto de Miller (1986).

[4] Miller, 1986.

[5] Tomado de Masters, James (2018). “Netanyahu se une a los líderes mundiales para lamentar los resultados de la encuesta de CNN sobre el antisemitismo”.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario