طراحی سایت

Aporofobia: significado y causas

La palabra ‘aporofobia’ significa miedo o rechazo hacia la pobreza y hacia las personas sin recursos. Fue incorporada por la RAE a su diccionario el 20 de diciembre de 2017. Tiene origen en el griego ἄπορος áporos (pobre, sin recursos) y fobos (temer/pánico).

Conozco de la palabra por Adela Cortina, catedrática Emérita de Ética y Filosofía Política de la Universitat de València, miembro de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y Doctora Honoris Causa por la Universitat Politécnica de València y diversas universidades. La escuché referirse a los significados sociales y éticos del término en una charla Ted publicada el 13 de marzo de 2018.

¿Qué sucede con este neologismo?

Eso mismo, que es nuevo y revolucionario, según menciona la Dra. Cortina. A los nueve días de haber entrado en el diccionario de la RAE, la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia Efe y BBVA, la declaró palabra del año 2017.[1] La palabra en sí misma es capaz de transformar la realidad social. Reconoce la existencia de una asimetría social.

¿Para qué se necesitaba una nueva palabra para referirse a la pobreza?

Las cosas requieren un nombre para hacerlas partes de nuestra vida. Para traerlas al mundo del diálogo, la reflexión y la razón pública. El no-nombre se relaciona con el no-parte nuestra. Aunque parezca que sí, hay realidades humanas que no se pueden señalar con el dedo porque no tienen cuerpo físico como es el caso de la justicia, la belleza, la democracia o las fobias. El tener una palabra ayuda al reconocimiento, identificación y toma de postura frente a ella (activarlas o desactivarlas). Es por eso que los ciclones llevan nombres.

Al igual que las ideologías, cuando no se tiene un nombre, existe la influencia, pero puede pasar desapercibida.  

¿Cuáles son las causas de la aporofobia?

Un conjunto de neurocientíficos indican que las bases son cerebrales, determinadas en el auto-interés por la supervivencia. Además, un mecanismo de disociación nos permite poner entre paréntesis lo que nos molesta o perturba. En el campo social, la causa es la falta de recursos.

¿Qué es lo que lleva a muchas personas a reproducir[2] la aporofobia?

  1. Sesgo ideológico. Ideologías que se basan en la idea de meritocracia para presuponer que ser pobre o no es –fundamentalmente- una cuestión de actitud personal y de fuerza de voluntad.
  2. Disonancia cognitiva. Basada en la incomodidad que genera tener a gente pobre en las proximidades y no hacer nada para mejorar su situación. Este hecho puede llevar a crear prejuicios simplemente para justificar esa falta de ayuda.
  3. Prejuicios por falta de contacto. La falta de contacto directo con personas pobres, hace que la visión que se tiene de ellas se base en prejuicios, estereotipos o una criminalización reproducida por algunos agentes políticos o medios de comunicación.  

¿Qué se quiere hacer con ella?

Desactivarla, por el simple hecho que demuestra ser un atentado contra la dignidad humana, reconocida desde 1948 en la Declaración de Derechos Humanos. Relegar a grupos de personas porque no tienen los medios suficientes, es un atentado a la dignidad y a la democracia (sinónimo de igualdad), que no puede existir conjuntamente con la aporofobia.

¿Cómo desactivarla?

A través de la educación formal e informal, construyendo instituciones que no generen asimetrías sociales y erradicando la pobreza con los medios que tenemos y el deber de hacerlo. Es una razón de justicia.

Además, todos los miembros de la sociedad deben contribuir a divulgar una visión de la pobreza anti-esencialista, que no la vincule con “la esencia” de las personas, sino al modo en el que -por varias circunstancias- deben vivir. Esto no significa normalizar la pobreza, como si fuese algo predestinado y consustancial a todas las sociedades, que no se puede evitar.    


[1] En el año 2017, la palabra aporofobia compitió contra bitcoin, UBERización y noticias falsas.

 [2] Aporofobia (rechazo a los pobres): causas de este fenómeno. Arturo Torres, (s/f).

Comentarios

  • Octavo Quintero
    13 agosto, 2020 at 10:19 am

    ¿Con la misma raíz se puede construir, entonces, aporocidio? saludos,

Agrega un comentario