Si te postulas, que tu currículo (CV) hable por ti…

Hay muchos tips para hacer un currículo, así que vamos al grano…

Haz que sea fácil de leer

Una cosa que los reclutadores esperan en un CV es la facilidad de lectura. Al hacer que sea fácil de leer, demuestras tu capacidad de presentar información de una manera coherente y atractiva. Las formas de hacer que sea fácil de leer incluyen:

  • Breve resumen de dónde estás ahora y adónde quieres ir.
  • Oraciones cortas y párrafos
  • Dividirlo en partes fundamentales
  • Buen uso de los signos de puntuación.
  • Tipografías apropiadas.
  • Usa un lenguaje que los empleadores quieren escuchar.

Lo fundamental es que escribas sobre tu experiencia y habilidades en concordancia con los requerimientos para el trabajo como se anuncia. Refleja los términos clave utilizados en el anuncio, sin repetirlos palabra por palabra. Encuentra el ‘tono’ correcto. El lenguaje no necesita ser demasiado formal, pero tampoco demasiado informal.

La presentación es todo

Piensa en tu CV como un folleto publicitario: te está anunciando. Debe ser tan atractivo visualmente como puedas hacerlo. Por lo menos, tiene que ser limpio y ordenado. El uso de muchos tipos de letras diferentes hará que se vea desordenado. Elige el tamaño y tipología correcta. No lo imprima a doble cara.

Se conciso, pero informativo

La longitud estándar es de dos páginas (en hojas separadas). Si escribes más que eso, es poco probable que se lea. Sin embargo, si tienes más de 10 años de experiencia laboral, puede ser más largo. El desafío es abreviar la experiencia, historial profesional, habilidades y talentos de la manera más efectiva. Cada palabra que uses tiene que contar, tiene que tener un propósito. En un CV, ser corto es bueno: palabras cortas, oraciones cortas y párrafos cortos.

Edita tu CV con mucho ojo

Los empleadores tienden a rechazan un CV que contenga errores ortográficos o tipográficos. No confíes en los correctores ortográficos.

Los verbos dinámicos causan buena impresión

Los verbos dinámicos muestran una acción continua o progresiva por parte del sujeto; es decir, tienen duración. Utilízalos para ponen el énfasis en tus logros. Tu CV debe dejar en claro lo que has logrado hasta la fecha. Eso les dará a los empleadores una pista sobre lo que podrás lograr. Por ejemplo, “He implementado un enfoque…”, hace que tu rol activo sea muy claro. Si escribes: “Fui responsable de …” sería ambiguo: no se sabe si lo inventaste o simplemente lo gestionaste.

Saber qué incluir y qué excluir

No hay un patrón establecido para los CV, pero todos deben incluir: detalles personales, habilidades y resultados. No estás obligado a incluir tus intereses, aunque se hace. Si decides incluirlos, preséntalos de una manera que resulten relevantes para el trabajo.

No es necesario declarar tu nacionalidad.

   Decide qué tipo de CV te conviene

  • Cronológico: enumera tu historial profesional en orden cronológico inverso. El trabajo actual se describe primero.
  • Funcional: se concentra en tu experiencia y habilidades transferibles.
  • Resumen de una página: condensa tu historial laboral y resume de manera dinámica tus fortalezas clave.

Te deseo éxitos, porque como dijo Neruda: “la suerte es el pretexto de los fracasados”.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario