Universidad: te reinventas o te reinventan…

El modelo pedagógico de la Educación Superior está urgido de innovación. Todavía ofrecen el modelo magistral de enseñanza, en que el profesor es el emisor y el estudiante el supuesto receptor motivado por el mensaje unidireccional. E incluso, la definición de “clase” se entiende como un proceso en el que los apuntes del profesor se trasladan a los del estudiante, sin haber pasado por el cerebro. Esto no sucede siempre, ni en todas las instituciones; pero reconocemos que es el modelo dominante.

En la era digital los estudiantes quieren conversar cuando aprenden. Les gusta compartir y disfrutar el placer de descubrir por sí mismos. Están entusiasmado con probar nuevas cosas, si es posible, rápido. Aprenden trabajando en algo que les interesa.

Lo que hoy cuenta de la Universidad es la capacidad para aprender a lo largo de la vida; para investigar, analizar, sintetizar, contextualizar y evaluar críticamente la información. Para aplicar la investigación a resolver problemas, colaborar y comunicarse.

Mientras la sociedad en su conjunto valore las acreditaciones existentes, y los estudiantes paguen para conseguirlas en instituciones reconocidas de Educación Superior antes que buscar alternativas, las universidades continuarán teniendo una oportunidad…

La acreditación e incluso el prestigio de una institución de Educación superior están basados en su eficacia como institución. Si las universidades se convierten en lugares donde el aprendizaje es inferior al ofrecido por otros modelos o, peor todavía, como lugares donde el aprendizaje está restringido, entonces se debilitará el papel de la experiencia en ella.

¿Qué hay de otro lado?

El aprendizaje basado en ordenador, por ejemplo, puede liberar capital intelectual, tanto de profesores como estudiantes, permitiendo dedicar tiempo en la Universidad para pensar, investigar y conectarse con los Otros, más que sólo absorber información. Los estudiantes podrían conseguir el conocimiento trabajando con programas interactivos de ordenador para un aprendizaje auto dirigido fuera de clase.

Esta es la expresión de las luchas de un campo social:

  • Empresas como Pearson y McGraw-Hill hacen sus fortunas proporcionando contenido para el aula, formación adicional al profesor y sistemas de administración del aula.
  • Las MOOC permiten obtener acreditaciones no sólo académicas sino también licencias y certificaciones profesionales.
  • Las universidades todavía no han perdido su monopolio de títulos académicos.
  • Los académicos más avanzados saben que las instituciones de educación superior no pueden continuar operando aisladamente, reinventando continuamente la clase tradicional.
  • Y, tal vez el gran motor: los estudiantes que no pueden afrontar los costos de la universidad o aquellos cuyas habilidades cognitivas o sociales no se “ajustan” a la pedagogía tradicional, buscarán un lugar donde sentirse mejor o pedirán por su dinero más de lo que están recibiendo de las instituciones tradicionales de Educación Superior.

Las condiciones cambian y ponen las cosas en un nuevo lugar…

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario