El síndrome del niño maltratado

El maltrato infantil constituye un problema de profundas repercusiones psicológicas, sociales, éticas, jurídicas y médicas.[1] Hemos tenido que soportar mucho sufrimiento antes de llegar a tomar consciencia social de la existencia y magnitud del tema de los malos tratos a los niños.[2]

Según la OMS, el síndrome del niño maltratado (SNM) puede definirse como toda forma de maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, abandono o trato negligente, explotación comercial o de otro tipo, de la que resulte un daño real o potencial para la salud, la supervivencia, el desarrollo o la dignidad del niño en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.[3]

La incidencia del SNM es muy difícil de precisar. Parece fuera de toda duda que se da en todos los países, independientemente de su grado de desarrollo. Su frecuencia sólo puede establecerse de forma aproximada, y se deduce de la morbilidad y de la mortalidad que se deriva de los malos tratos. Se considera que los casos denunciados de malos tratos son sólo el 10% de los reales. Son pocos los diagnósticos, la mayoría de los casos permanece en la clandestinidad (Fallon y col., 2010).

¿Cómo se caracteriza el SNM?

Se caracteriza por tres elementos fundamentales:

  • Un menor agredido. En varios casos, poseen capacidades diferentes.
  • Un agresor. Por lo general, un familiar.
  • Un entorno familiar disfuncional e inadecuado para el menor.

En muchas ocasiones trae consigo consecuencias tanto físicas y psicológicas en el menor maltratado. Es frecuente encontrar secuelas como:

  • Daño cerebral permanente.
  • Fracturas mal consolidadas.
  • Escasas relaciones de grupo.
  • Conducta fóbica
  • Escasa valoración de la imagen corporal.
  • Muerte del menor.

Esta última es una de las consecuencias cuando no se presta la atención debida al problema. Ningún problema se resuelve sin llegar previamente a conocerlo a fondo. La adecuada investigación y comprensión del tema, contribuirá a encontrar soluciones pertinentes.


[1] Lachica, E. (2010). Síndrome del niño maltratado: aspectos médico-legales. En: Cuadernos de Medicina Forense, 16(1-2), 53-63. Recuperado en 07 de enero de 2019, de http: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-76062010000100007

[2] El niño ha sido y sigue siendo objeto de trato muy distinto por parte de la sociedad. Los malos tratos a los niños han existido en todas las culturas y épocas, como lo prueban multitud de datos recogidos en el arte, las letras, etc. a lo largo de la historia (Lachica, 1996).

[3] En la literatura francesa se conoce este cuadro con los nombres de “Síndrome de Tardieu Silverman” o “Síndrome de l’enfant battu”. En la literatura anglosajona se utilizan los términos de “Battered child syndrome”, “Síndrome de Caffey”, “Síndrome de Kempe” y “Cinderella’s syndrome”.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario