Que la inteligencia artificial no te quite el sueño…

¿Cómo los humanos pueden prosperar en un mundo de automatización creciente?

Una parte de la academia inspirada por el materialismo científico, ve a la humanidad como algo fácilmente reemplazado por nuestros propios productos de inteligencia artificial. Conocido como reduccionismo computacional, se trata de una cultura científica materialista en la que se espera que todas las personas que piensan correctamente piensen que todo puede reducirse a la inteligencia artificial.

El Centro Walter Bradley para la Inteligencia Natural y Artificial aclara los límites de la inteligencia de la máquina, para entender la inteligencia tal como existe en la naturaleza (principalmente entre los humanos) y, sobre todo, para trazar caminos fructíferos para que los humanos prosperen en un mundo de automatización.

Las máquinas no superarán a los humanos. Al menos, no hay evidencia para preocuparse de que lo hagan. La naturaleza robusta de la inteligencia, como se muestra en la inteligencia humana, no debe ser confundida con la inteligencia artificial.

Existe una gran diferencia cualitativa: los humanos hacen lo que está vedado a las máquinas. La inteligencia, como lo demuestran los seres humanos, es una facultad general para tomar capacidades amplias y diversas para resolver problemas específicos y relacionarlos con los problemas reales y múltiples que surgen en la práctica.

La inteligencia artificial necesita alguna adaptación especial para cada acción en particular. Es imposible que haya suficiente diversidad en cualquier máquina, para permitirle actuar en todos los eventos de la vida de la misma manera que nuestra inteligencia nos hace actuar.

La inteligencia artificial debe estar al servicio de la sociedad, en lugar de frustrar sus aspiraciones superiores. El objetivo de la tecnología es mejorar la vida y contribuir a la restauración de la humanidad. Las máquinas no han llegado ni cerca de alcanzar la inteligencia humana, y muestran cero[1] posibilidades de hacerlo.

¿Qué ha logrado la inteligencia artificial hasta la fecha?

  • Los programas de juego de ajedrez, los programas de Go-playing y los programas de juego de Jeopardy.
  • Las búsquedas de Google, la tecnología de rastreo y filtrado de Facebook y la industria de la robótica.
  • Los autos automatizados, que cuentan con una solución algorítmica específicamente adaptada, que se aplica a un problema bien definido y de concepción limitada.

¿Qué tan cerca está la inteligencia artificial de tomar el control?

Para que una toma de control de AI completa se convierta en una realidad, necesita más que una biblioteca de algoritmos que resuelven problemas específicos. Una toma de control de inteligencia artificial necesita un algoritmo maestro de orden superior con una capacidad de resolución de problemas de propósito general, capaz de aprovechar las capacidades de resolución de problemas de primer orden de los algoritmos específicos en esta biblioteca y adaptarlas a las diversas circunstancias contingentes de la vida.

Todos los algoritmos de resolución de problemas, incluidos “un algoritmo maestro”, debe ser adaptado a problemas específicos. Sin embargo, un algoritmo maestro también debe ser perfectamente general, transformando la IA en un solucionador de problemas universal. El teorema Sin almuerzo gratis y Conservación de la información demuestran que tales solucionadores universales de problemas no existen.

La inteligencia artificial, como cualquier tecnología, puede ser objeto de abuso. En lugar de lamentar que las máquinas están invadiendo nuestro trabajo, deberíamos buscar un trabajo más desafiante y las habilidades y la educación para manejarlo.


[1] La evidencia cero apoya la opinión de que las máquinas alcanzarán y en última instancia superarán la inteligencia humana. Y a falta de tal evidencia, no hay razón para preocuparse de que lo hagan.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario