Decir “gracias” no parece ser necesario…

Un estudio que comparó diversos episodios en ocho idiomas de los cinco continentes sugiere que la reciprocidad social en la vida cotidiana se basa en la comprensión tácita de los derechos y deberes que rodean la asistencia mutua y la colaboración.

La gratitud ha evolucionado para motivar y mantener la reciprocidad social entre las personas y para vincularse a una amplia gama de efectos positivos: sociales, psicológicos e incluso físicos.

¿Pero el comportamiento social recíproco depende de la expresión de gratitud, por ejemplo, diciendo “gracias” como en inglés?

Eso es validar la connotación del término. No se puede confundir la gratitud como una emoción, con la gratitud como una práctica lingüística, como parece ser el caso en inglés. La investigación no ha incluido elementos interculturales como juicio de valor.  

¿Hasta qué punto las personas expresan gratitud en diferentes sociedades al enfocarse en episodios de la vida cotidiana donde alguien busca y obtiene un bien, servicio o apoyo de otra?

Las tendencias universales de reciprocidad social no deben identificarse con las prácticas culturalmente más variables de expresar gratitud.

En datos de la interacción informal cotidiana en todo el mundo, los investigadores encontraron una gran cantidad de episodios en los que las personas obtienen con éxito un bien, servicio o apoyo de otra persona, en los aspectos prácticos de la vida cotidiana. El éxito de los solicitantes de apoyo no es sorprendente, dada la naturaleza altamente cooperativa de la socialidad humana. La mayoría de estos episodios culminaban sin que los beneficiarios expresaran su gratitud. Esto sugiere que las personas en todos los idiomas y culturas confían en la comprensión tácita de sus derechos sociales y deberes de asistencia mutua y colaboración.

En la vida cotidiana, no solo estamos motivados para ayudar o “hacer favores” a los demás; también estamos motivados a compartir la responsabilidad. Cuando se espera la cooperación de alguien como parte de su contribución al manejo de los asuntos cotidianos, no es necesario expresar explícitamente la gratitud en el acto. La gratitud hacia alguien que “hace su parte” se experimentará y se mantendrá a través del cumplimiento recíproco de las necesidades y responsabilidades de otra persona.

Los resultados de este estudio indican que se debe tener cuidado de no confundir la emoción de gratitud con el acto de expresarla. Tales expresiones resultan ser muy raras entre amigos, familiares y vecinos, ya sea en África, Asia, Australia, América del Sur o Europa.

Los resultados evidencian que las bajas tasas de expresiones de gratitud observadas de forma translingüística sugieren que la norma global en la vida cotidiana es que la gratitud se deje implícita y se administre tácitamente.

Se debe distinguir entre un posible sentimiento de gratitud universal y las prácticas culturalmente más variables de expresar gratitud. A pesar de las actitudes encontradas en algunas culturas que enfatizan el decir “gracias” a menudo, tales prácticas no parecen ser necesarias para el mantenimiento de la reciprocidad social cotidiana.

Frases que me motivan sobre la gratitud:

  • “Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante, pero sí es la madre de todas las demás”. Marco Tulio Cicerón
  • “Siempre hay que encontrar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestras vidas”. John F. Kennedy
  • “La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud”. Dalai Lama
  • “Si realmente eres agradecido, vas a compartir”. Clement Stone

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario