Reflexiones psicológicas sobre las pornografías

La investigación psicológica generalizada sobre pornografía como medio de comunicación sexual, se ha centrado principalmente en determinar los efectos de la pornografía en las actitudes y conductas humanas, y los posibles mecanismos para estos efectos.

Los estudios sobre pornografía tienen problemas metodológicos, conocidos en este campo. Las psicologías críticas y aplicadas, en particular, tienen mucho que aportar para analizar las formas en que se construyen las pornografías, el sexo y el género, y para aferrarse a las experiencias vividas de quienes se involucran con ellas.

¿Qué psicologías ha contribuido a los estudios sobre pornografía?

  1. Psicologías generales

Experimentos de laboratorio sobre pornografía en EE. UU. (Comisión de Pornografía del Fiscal General, 1986), se ocupó de determinar si la pornografía era dañina, al evaluar si los hombres se volvían más agresivos después de la exposición a la pornografía. La investigación consistió en mostrar a estudiantes varones de pregrado, editando clips de pornografía violenta (o estímulos neutrales) en un entorno de laboratorio y luego exigirles que produjeran una descarga eléctrica a una mujer que los había enfurecido anteriormente. Niveles más altos de descarga eléctrica en el grupo de control, sugirió que la exposición a la pornografía violenta había hecho a los hombres agresivos.

Otra investigación relacionada estudió el impacto de la exposición a diversos tipos de pornografía en las actitudes hacia las mujeres, la aceptación de mitos de violación y la posibilidad de auto-reporte de conducta sexual no consensuada. También exploró las correlaciones entre el alcance del uso de la pornografía y las puntuaciones en medidas de actitudes y comportamientos sexuales y agresivos (ver Society for the Scientific Study of, 2007).

Los experimentos demuestran los efectos de la pornografía violenta en las actitudes y la agresión, pero que la desnudez por sí sola no muestra efectos opuestos (Malamuth y Donnerstein, 2000).

El consumo de pornografía generalmente no encuentra correlaciones con la agresión o las actitudes negativas. Los estudios no han podido encontrar mayores tasas de delitos sexuales en los países que siguen un acceso más fácil a la pornografía (Kutchinsky, 1991; Diamond y Uchiyama, 1999). También se ha descubierto que los delincuentes sexuales tienen menos exposición (y más tarde) a la pornografía que otros tipos de delincuentes (a pesar de que parecen mostrar una mayor respuesta a la pornografía violenta y otra) (Allen, D’Alessio y Brezgel, 1995; Allen, D’Alessio, & Emmers-Sommer, 1999).

La mayoría de los psicólogos en esta área son conscientes de las limitaciones de la investigación cuantitativa y experimental (ver Fisher & Barak, 1991; Malamuth & Donnerstein, 2000). Estas limitaciones metodológicas son tan bien conocidas que la investigación de la pornografía se usa frecuentemente como un ejemplo de las dificultades de investigar estadísticamente el comportamiento humano.

La investigación psicológica sobre pornografía es un ejemplo de las dificultades para encontrar definiciones operativas satisfactorias (con personas que definen cosas como la pornografía, la pornografía violenta y la agresión, de manera diferente en todos los estudios, o que no las definen en absoluto (Short, Black, Smith, Wetterneck & Wells, 2012).

Si se encuentran niveles más altos de agresividad en las personas que consumen más pornografía, no deja en claro si esta hace que las personas sean agresivas, si las personas agresivas se sienten más atraídas por la pornografía o si algún otro aspecto como ser más convencionalmente masculino, por ejemplo, resulta de forma independiente en niveles más altos tanto de agresión como de consumo de pornografía.

La psicología crítica se basa en el construccionismo social, la fenomenología y otras áreas de la teoría crítica familiarizadas con la comprensión de la persona, y su relación más amplia con el mundo. Es, por consiguiente, más compleja que la psicología convencional, por ejemplo, enfatizando la intersubjetividad y la construcción social de la experiencia.

Peter Hegarty junto a sus colegas, emplearon métodos cuantitativos para explorar si las personas podían diferenciar entre citas sobre sexo, de revistas, de niños y las de violadores convictos (Horvath, Hegarty, Tyler & Mansfield, 2012). Esto proporcionó evidencia útil de que la mitología de la violación, de hecho, se perpetúa en las principales revistas sexuales dirigidas a los hombres.

Nicola Gavey y sus colegas realizaron un análisis del discurso sobre la conversación de lectores masculinos de pornografía convencional sobre las construcciones de género y sexo en los materiales con los que se involucran (Gavey y Antevska, 2013). Dicha investigación arroja una luz sobre cómo se negocian las tensiones entre la creencia en la igualdad de género y el reconocimiento de la desigualdad de género en la pornografía convencional. Ubican explícitamente la pornografía dentro de un contexto cultural más amplio de sexismo y heteronormatividad, y resiste la polarización en una posición pro o anti en la pornografía.

2. Psicologías aplicadas

Algunos psicólogos, además de realizar investigaciones y desarrollar teorías, trabajan directamente con clientes en terapia sexual, con personas encarceladas, en entornos forenses o con jóvenes en educación. Esto significa que hay un mayor potencial, para aferrarse a la experiencia vivida de aquellos que se involucran con la pornografía, al mismo tiempo que investigan y teorizan sobre la pornografía de una manera más académica.

Un ejemplo de investigación que se beneficia tanto de la experiencia teórica-investigativa, como de la experiencia clínica, es el trabajo de Christina Richards (2013) sobre las representaciones de personas trans en pornografía. Richards reúne análisis cuantitativos y cualitativos de las representaciones de personas trans en revistas pornográficas convencionales con trabajos clínicos sobre las construcciones de género sexualizadas que caracterizan algunas de las experiencias de personas trans, pero de ninguna manera todas. Tal análisis ayuda a iluminar las formas en que las sexualidades de las mujeres trans, en particular, se ubican en discursos más amplios sobre ellas.

La terapia con los clientes es invaluable en relación con la idea de la adicción a la pornografía.

No se trata de ser pro o anti pornografía. Las investigaciones sobre este tema abordan el problema continuo de la polarización en los debates.

  • Son útiles para que los clientes noten la manera en que se involucran con la pornografía y desafíen las tendencias para categorizar aspectos de sí mismos como ‘buenos’ (para ser abrazados) o ‘malos’ (para ser erradicado) (Barker, 2013a).
  • Apoyan la lucha contra la extensión y el contenido de los materiales sexuales que se comparten en línea.
  • Las perspectivas feministas, existenciales y construccionistas sociales sobre la ética sexual y el consentimiento también han demostrado ser útiles tanto teóricamente como pragmáticamente cuando se trabaja con clientes.

Trabajar en áreas aplicadas no protege a los psicólogos de producir un trabajo problemático. La investigación psicológica más reciente, por ejemplo, en la pornografía en Internet, parece haber más equilibrio en la exploración y el informe de los efectos “negativos” y “positivos” de la pornografía. Por ejemplo, Short et al. (2012) informan niveles más altos de relación y angustia interpersonal, así como mejoras en el conocimiento y las actitudes sexuales, en relación con la participación de la pornografía en Internet.

Las psicologías aplicadas críticas, pueden ser valiosas para que los estudios de pornografía avancen. Se procura avanzar en los métodos de investigación cuantitativos. Estratégicamente, los formuladores de políticas y los profesionales generalmente otorgan más importancia a la investigación cuantitativa que a la cualitativa. Es preciso contar con investigadores de pornografía que sean expertos en las limitaciones de dicha investigación y que puedan realizar investigaciones cuantitativas más matizadas, entendiendo, por ejemplo, la importancia de emplear medidas válidas y confiables, usar métodos de muestreo apropiados, informar el tamaño del efecto y el poder, así como la significación estadística.

Las suposiciones fundamentales que subyacen en gran parte de la investigación cuantitativa sobre pornografía son erróneas y, por lo tanto, también es importante producir un trabajo más crítico que estudie la pornografía, en formas que atiendan su experiencia de vida encarnada y el mundo social en el que se encuentra incrustado.

Un compromiso continuo con personas que luchan con el sexo y la sexualidad en su vida cotidiana, proporciona un campo de prueba importante para la investigación y la teoría.

¿Cómo la psicología podría informar los estudios sobre pornografía?

La experiencia psicológica crítica y aplicada se debe aplicar a los debates polarizados entre quienes se consideran “pro sexo” y “anti pornografía” (Barker, 2013b). Los psicólogos construccionistas sociales que emplean análisis de conversaciones y discursos han realizado estudios profundos sobre disputas en otros ámbitos, y han desarrollado herramientas aplicadas innovadoras y emocionantes para la mediación y la resolución de conflictos sobre la base de dicha investigación (Gergen, 1999; Stokoe, 2013).


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario