El lado oscuro del sueño americano

De acuerdo con un nuevo informe de Prosperity Now, millones de estadounidenses están a un paso de la pobreza.

El informe encontró que el 40% de los hogares estadounidenses son “pobres en activos líquidos”, lo que significa que no tienen suficiente dinero guardado para resistir el nivel de pobreza en caso de que sus ingresos se interrumpan repentinamente. Esa cifra asciende a 57% en los hogares afroamericanos.

Esto representa un aumento con respecto al 2018, que encontró que el 36.8% de los estadounidenses son pobres en activos líquidos. La situación puede ser peor que lo hallado, ya que los activos líquidos deficientes se definen como $ 6, 275 para una familia de cuatro en 2018, una estimación conservadora de lo que una familia necesitaría superar.

¿Cuándo se despertó la alarma?

Esta inseguridad se observó durante el cierre del gobierno (22/12/2018 – 25/01/2019). Muchos trabajadores federales, que en su mayoría se encuentran en trabajos estables con buena paga y beneficios, se vieron obligados a buscar trabajo alternativo, vender sus pertenencias o recurrir a los bancos de alimentos para llegar a fin de mes, después de semanas sin cobrar.

Una interrupcion de sus ingresos fueron suficientes para poner a miles de hogares en crisis financiera.

¿Es un problema de las personas de bajos ingresos?

No. Es un problema de personas de clase media e incluso personas con ingresos más altos, sin suficientes ahorros.

  • Más de 1 de cada 10 hogares se atrasaron con sus facturas.
  • Casi un tercio no tiene una cuenta de ahorros.
  • Cerca del 40% no tiene dinero reservado para una emergencia.

Los métodos predominantes para medir el crecimiento económico proporcionan un análisis inexacto de cómo las familias se están desempeñando en la actualidad economía, a menudo omitiendo detalles clave que tienen implicaciones para el bienestar financiero.

¿Qué mas dice el informe?

  • El 40% de los hogares estadounidenses carece de un nivel básico de ahorro. Estos hogares con “activos líquidos pobres” no tienen ahorros suficientes para subsistir en el nivel de pobreza durante tres meses si se interrumpieron sus ingresos.
  • 13.2% de los hogares estadounidenses se atrasaron en sus cuentas. Esto incluye aproximadamente uno de cada cuatro hogares negros, hogares con ingresos volátiles y hogares con discapacidades.
  • Casi la mitad (48.1%) de los estadounidenses con crédito tienen puntajes inferiores a los de crédito preferencial, pero casi el 20% de los hogares no tenían crédito convencional en los últimos 12 meses y es probable que no tengan acceso a él.

¿Quiénes son los más afectados?

Por primera vez desde la aprobación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, el porcentaje de niños de bajos ingresos sin seguro médico ha aumentado y la tasa general de personas sin seguro ha dejado de mejorar.

Los costos de vivienda están aumentando más rápido que los ingresos, lo que evita que la tasa de propiedad de vivienda se recupere significativamente. Esto tiene un efecto especialmente grande en los hogares de familias negras, que fueron los más afectados por la reciente crisis de ejecuciones hipotecarias y han enfrentado la discriminación tanto en la política pública como en los mercados financieros. Como resultado, continúan teniendo significativamente menores tasas de propiedad de vivienda que los hogares blancos.

Este racismo institucional y la discriminación han creado una brecha de riqueza racial que supera con creces la desigualdad de ingresos. Los hogares negros ganan 61 centavos y los hogares latinos ganan 76 centavos por cada dólar ganado por los hogares blancos. Las disparidades de riqueza son aún más marcadas: los hogares negros solo poseen seis centavos y los hogares latinos poseen 13 centavos por cada dólar de riqueza blanca.

Los datos dan cuenta que la desigualdad estructural en los Estados Unidos significa que la raza y la etnicidad tienen un gran impacto en el bienestar económico. A las personas negras, latinas, nativas americanas, hawaianas nativas e isleñas del Pacífico les va peor en todos los resultados. Incluso cuando ha habido algunos avances, las brechas entre los hogares de blancos y los hogares de negros han persistido o aumentado.

La narrativa de una economía saludable enmascara la lucha de los hogares negros y las personas financieramente vulnerables. Las políticas y estructuras que crean la inestabilidad están impuesta por quienes están en el poder y se benefician de mantener el status quo. Más allá de mantener las estructuras discriminatorias, las acciones de los actuales formuladores de políticas han debilitado activamente la resistencia de los hogares estadounidenses y han aumentado las disparidades raciales.

Si esta inequidad es la realidad durante una economía “en auge”, ¿Será fácil continuar con el sueño de la Tierra prometida?


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario