Factores que afectan la retención estudiantil en la educación superior

A medida que las universidades desarrollan estrategias para mejorar la retención de sus estudiantes, investigaciones sobre este tema han demostrado que existen factores, desde problemas económicos hasta psicológicos, que explican este fenómeno.

La mayoría de ellos apunta a una combinación de factores interrelacionados, que empujan a un estudiante a dejar la educación superior. Una investigación (Jones, 2008) sobre la retención de estudiantes, identificó las siguientes categorías de razones por las que se retiran:

  • Problemas financieros
  • Circunstancias personales
  • Falta de integración social
  • Preparación deficiente para la educación superior
  • Experiencia académica insatisfactoria
  • Débil emparejamiento institucional y / o de curso, lo que resulta en una mala adaptación y falta de compromiso

Esta preocupación no solo tiene consecuencias para la vida de los estudiantes, sino también para los objetivos institucionales.

¿Qué factores llevan a un universitario a renunciar a esa experiencia?

La Universidad de Griffith desarrolló un estudio que reveló las siguientes causas:

  • Dificultades personales: la explicación más común del desgaste, relacionada con la salud, las finanzas, la familia, el trabajo y las dificultades para adaptarse o hacer amigos.
  • Dificultades académicas: falta de preparación académica, conocimientos académicos débiles o habilidades de estudio específicas necesarias para enfrentar las demandas del programa.
  • Tiempo completo vs. tiempo parcial: los estudiantes a tiempo parcial tienen una probabilidad significativamente menor de continuar en el segundo año en comparación con los estudiantes a tiempo completo.
  • Elección incierta o incorrecta de un tema / programa / universidad. En algunos casos, esto puede reflejar una información deficiente proporcionada antes de la inscripción o una consideración inadecuada de los objetivos educativos y profesionales.
  • Estar en la universidad no es su primera elección.
  • Pérdida de interés en el programa o área temática.
  • Incapacidad para gestionar el tiempo y las demandas de carga de trabajo y, en consecuencia, quedarse atrás.
  • Insatisfacción con la experiencia universitaria, calidad de currículum o docencia.

¿Tiene más que ver con la madurez del estudiante o con deficiencias institucionales?

Hay otros estudios que han analizado este problema centrándose en los aspectos de madurez del estudiante. Robert J. Sternberg, presidente de la Federación de Asociaciones en Ciencias del Comportamiento y del Cerebro, identifica factores de los estudiantes que abandonan la educación superior, la mayoría de ellos relacionados con problemas personales:

  1. Desigualdad de conocimientos y habilidades académicas formales. En muchas instituciones, un gran número de estudiantes ingresan con antecedentes académicos irregulares, especialmente en las disciplinas de ciencia y matemáticas (STEM) y por escrito.
  2. Falta de conocimiento informal acerca de ser un estudiante universitario. Un estudiante puede creer que la escasa cantidad de estudios que hizo en la escuela secundaria será adecuada en la universidad, cuando en realidad no lo es.
  3. Desarrollo inadecuado de habilidades de autorregulación. En la universidad, los estudiantes a menudo se encuentran en gran parte “por su cuenta”, por primera vez en sus vidas. Algunos son capaces de canalizar su libertad recién encontrada con eficacia, pero otros no lo son.
  4. Deterioro de la autoeficacia y la capacidad de recuperación. Algunos estudiantes llegan a la universidad sin saber si tienen la capacidad de tener éxito en su trabajo universitario. Otros esperan tener éxito y luego reciben una o más calificaciones bajas en las tareas o exámenes de la universidad que los llevan a cuestionar si son capaces de competir, después de todo. A medida que su autoeficacia falla, su impulso para triunfar en la universidad va con eso.
  5. Una mentalidad que cree en habilidades fijas en vez de flexibles. Desde esta perspectiva, cuando un estudiante comete un error, muestra falta de habilidades para enfrentarlo.
  6. Incapacidad para retrasar la gratificación. Aquellos estudiantes que pueden retrasar la gratificación tuvieron un mejor desempeño académico.
  7. Juicio ético deteriorado. Muchos de los estudiantes ni siquiera ven como cuestiones éticas comportamientos como hacer trampa en las pruebas o plagiar en los documentos.
  8. Desvinculación del entorno universitario. Para muchos estudiantes, un precursor de la deserción es el abandono progresivo o la imposibilidad de participar en el entorno universitario.
  9. Falta de interés en los cursos. Uno de los mejores pronosticadores del ajuste académico es tomar, durante el primer año, al menos un curso solo porque es interesante, independientemente de si se requiere o no. Los estudiantes que matriculan en cursos que se requieren pero que no les interesan, tienen mayor riesgo de abandonar los estudios, simplemente porque están aburridos y no encuentran alivio.
  10. Problemas en la trayectoria académica. Es probable que los estudiantes se desempeñen en un nivel más alto cuando sienten que tienen algún tipo de “destino” académico en mente, o al menos cuando sienten que lo que están haciendo llevará a tal trayectoria.
  11. Problemas psicológicos. Problemas de abuso de sustancias, problemas interpersonales y problemas psicológicos no tratados o no adaptados, como discapacidades de aprendizaje, trastornos de atención / hiperactividad, trastornos del espectro autista, etc.
  12. Preocupaciones financieras. Algunos estudiantes abandonan la escuela solo porque no pueden hacer que la universidad funcione económicamente por sí mismos. Las necesidades financieras de los estudiantes hacen imperativo que las universidades calculen correctamente las necesidades de ayuda.

Hay muchos factores que influyen en la forma en que este problema se experimenta. Varias causas están relacionadas con factores sociales que pertenecen a cierta sociedad y podrían tener algunas diferencias profundas con respecto a los factores de una sociedad de otro país, o incluso de otro continente.

Estas experiencias muestran que la retención de estudiantes es un desafío global de la educación superior, que debe gestionarse de acuerdo con las condiciones de cada sociedad.

Las tasas de abandono universitario, en contraste con las cifras escolares, han disminuido en los últimos diez años. Lo preocupante es que solo el 13% de los estudiantes que abandonan el sistema se reinscriben en una nueva carrera, lo que plantea un desafío importante para las instituciones educativas del país.

El gran desafío es generar puntos de encuentro entre los diferentes grupos de interés (institución universitaria, sociedad y familia) para tratar efectivamente las tasas de deserción de la universidad.


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario