No hay empleo, pero somos felices

El experimento de ingreso básico universal de Finlandia arrojó valiosas perspectivas. Dejó a la gente más feliz, pero desempleada.

¿Finlanda es una galería de innovación social?

Un ensayo innovador que proporciona un ingreso mensual básico garantizado a 2,000 personas desempleadas ha conducido a un mejor bienestar, pero no logró aumentar el empleo. El experimento de dos años en el que un grupo de desempleados seleccionados al azar recibía un pago incondicional y libre de impuestos de 560 euros ($ 634) al mes arrojó como resultado que darles un ingreso básico durante dos años no los llevó a encontrar trabajo.

El objetivo era ver si una red de seguridad garantizada ayudaría a las personas a encontrar trabajo, y respaldarlas si tuvieran que aceptar un trabajo inseguro en la economía. El ensayo finlandés se limitó a participantes que ya estaban desempleados.

Si bien los niveles de empleo no mejoraron, los participantes dijeron que se sentían más felices y menos estresados. Los defensores de un verdadero “ingreso universal” exigen un pago mensual, que a veces se describe como un salario de los ciudadanos, que se otorgará a todos, independientemente de su riqueza, familia o situación laboral.

Sin embargo, los investigadores finlandeses creen que sus hallazgos proporcionan información importante para reformar el sistema de pagos de bienestar del país. Cuando lanzó el programa piloto en 2017, Finlandia se convirtió en el primer país europeo en probar la idea de un ingreso básico incondicional.  De inmediato atrajo el interés internacional, pero estos resultados han suscitado preguntas sobre la efectividad de tales esquemas.

“Los beneficiarios de un ingreso básico tuvieron menos síntomas de estrés, menos dificultades para concentrarse y menos problemas de salud que el grupo de control”. (Minna Ylikanno, investigadora principal de la autoridad de bienestar de Finlandia). “También tenían más confianza en su futuro y en su capacidad para influir en los problemas sociales”.

Los resultados en esta etapa son preliminares y se relacionan solo con el primer año del estudio. Aún no se ha materializado un nivel de empleo esperado, según los investigadores del proyecto. “Los beneficiarios de un ingreso básico no fueron mejores ni peores que el grupo de control para encontrar empleo en el mercado laboral abierto” (Ohto Kanninen, coordinador de investigación del Instituto Laboral para la Investigación Económica). Los datos del experimento se piensan usar para rediseñar el sistema de seguridad social.

¿Qué es el ‘ingreso básico’ y cómo funciona?

El ingreso básico universal significa que todos reciben un ingreso mensual fijo, independientemente de los medios. El criterio finlandés fue un poco diferente, ya que se centró en personas que estaban desempleadas.

Otra variante popular es “servicios básicos universales“: en lugar de obtener un ingreso, cosas como la educación, la atención médica y el transporte son gratis para todos.

¿Otros países han seguido un modelo similar a este?

Aunque está disfrutando de un resurgimiento en popularidad, la idea no es nueva. De hecho, se describió por primera vez en 1516. Tales esquemas están siendo probados en diversas partes del mundo:

  • Los adultos en una aldea en el oeste de Kenia reciben $ 22 por mes durante 12 años, hasta 2028.
  • El gobierno italiano está trabajando en la introducción de un “ingreso ciudadano”.
  • La ciudad de Utrecht, en los Países Bajos, también está llevando a cabo un estudio de ingresos básicos.

¿Recibe la venia de todos?

El experimento no ha estado exento de detractores:

  • Los sindicatos finlandeses han pedido a los empleadores que paguen salarios dignos, que no necesitan ser subsidiados por los beneficios.
  • La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, ha afirmado que un programa de ingresos básicos en Finlandia no sería económicamente viable y podría dejar a un número significativo de personas en peor pobreza que ahora.
  • En 2017, los votantes suizos rechazaron una propuesta de ingreso universal en un referéndum después de que los críticos señalaran la idea como una recompensa para los perezosos y los irresponsables.

¿Cual es el punto?

Los partidarios de los ingresos básicos a menudo creen que una red de seguridad incondicional puede ayudar a las personas a salir de la pobreza, dándoles el tiempo para solicitar puestos de trabajo o aprender nuevas habilidades esenciales. Esto se considera cada vez más importante en la era de la automatización, es decir, a medida que los robots asumen el trabajo de las personas.

Miska Simanainen, una de las investigadoras mencionó que esto era lo que su gobierno había querido probar, para “ver si sería una forma de reformar el sistema de seguridad social“.

¿Funcionó?

Eso depende de lo que entiendas por “trabajo”.

¿Ayudó a las personas desempleadas en Finlandia a encontrar trabajo, como esperaba el gobierno?

No en realidad no. Si bien algunas personas encontraron trabajo, no tenían más probabilidades de hacerlo que un grupo de control de personas a las que no se les dio el dinero. Todavía están intentando averiguar exactamente por qué esto es así, para el informe final que se publicará en 2020.

¿La idea de ingresos básicos de Finlandia ayudará a los desempleados?

No hay expansión de la prueba de ingresos básicos de Finlandia. Para muchas personas, el objetivo original de hacer que la gente entrara en el trabajo era defectuoso. Por el contrario, si el objetivo fuera hacer a las personas generalmente más felices, el plan se habría considerado un triunfo.

¿Cuáles son las desventajas del ingreso básico?

Es uno de esos raros problemas que atrae un apoyo igualmente fuerte, y críticas, de todas las partes del espectro político. Para mucha gente de la izquierda, se enfoca en la falta de riqueza personal y el desinterés de compra de los individuos, sin hacer nada para evitar que las empresas desperdicien recursos al producir mucho más de lo que la gente necesita, y sobre todo inmiscuyendo a sus empleados en el proceso.

La escritora de economía Grace Blakely señala este punto que “sin reformas estructurales fundamentales en nuestro sistema económico, solo sería un empapelado de yeso sobre las grietas”.

A otros les preocupa que los ingresos básicos se utilicen para reducir los costos, al establecer una tasa demasiado baja y recortar otros beneficios medianos. Mientras tanto, muchos en el centro y la derecha política se preocupan por el opuesto exacto: que sería demasiado costosa de implementar y fomentaría una cultura de “algo por nada”. Ulrich Spiesshofer, se hizo eco de este sentimiento en 2016 cuando dijo al Financial Times que “las recompensas económicas deberían basarse en la creación de valor económico”.

¿Qué sigue?

Los investigadores ahora están ocupados analizando todos sus resultados, para averiguar qué más habrá sobre los usos y deficiencias de los ingresos básicos. Desde sus puntos de vista, “esto no es un fracaso o un éxito, es un hecho. Da nueva información, que no se disponía antes del experimento”.


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario