Crisis mundial de Agua: problema/solución

Para 2030, enfrentamos un déficit del 40% en el suministro mundial de agua accesible y confiable. El mundo podría sufrir tal déficit en menos de 15 años, si los países no cambian dramáticamente el uso de este recurso.

¿Qué tan grave es el problema del Agua?

Más de 880 millones de personas todavía no tenían acceso a agua potable segura, según cifras de las Naciones Unidas (2016). Se estima que 1.800 millones de personas, de un total de más de 7.000 millones de habitantes del mundo, vivirán en países o regiones con escasez de agua.

Muchas reservas de agua subterránea ya se están agotando, mientras que se prevée que los patrones de lluvia serán más erráticos con el cambio climático. A medida que la población mundial crezca hasta alcanzar los 9 mil millones esperados para 2050, se necesitará más agua subterránea para la agricultura, la industria y el consumo personal.

Se predice que la demanda mundial de agua aumentará en un 55 % para 2050, mientras que las reservas disminuirán. Si las tendencias actuales de uso no cambian, el mundo tendrá solo el 60 % del agua que necesita en 2030.

¿Este problema está contemplado entre los objetivos de desarrollo sostenible (ODS)?

Entre los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), está incluida la provisión de agua potable segura para cada individuo en el mundo para el año 2030. Jayde Bradley, Coordinador de Defensa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en WaterAid, expresó: “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible recientemente adoptados por la U.N. tienen acceso al agua y al saneamiento en su núcleo con un objetivo independiente (Objetivo 6) destinado a lograr el acceso universal para el 2030. “El agua también respalda el progreso en muchos otros aspectos diferentes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos la salud, la educación y la igualdad de género. Por ejemplo, el Objetivo 6 es esencial para lograr el Objetivo 3, ya que el acceso a agua limpia y segura ayudará a alcanzar los objetivos para mejorar salud mundial, incluida la reducción de la mortalidad infantil y la reducción de las enfermedades relacionadas con el agua”.

¿Se alcanzará este objetivo en un plazo inferior a los 15 años?

Según Sanjay Wijesekera, director asociado de programas, y Jefe de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF, “conseguir agua segura para cada persona en la tierra hasta el 2030, será un desafío. El problema del agua no se puede abordar con éxito de forma aislada”. La seguridad del agua se ve comprometida todos los días debido a la falta de saneamiento, que está muy extendida en muchos países del mundo, particularmente en el sur de Asia y el África subsahariana.

¿Cuál es la situación a nivel mundial?

  • El uso del agua ha aumentado en todo el mundo en aproximadamente un 1% por año desde la década de 1980, impulsado por una combinación de crecimiento de la población, desarrollo socioeconómico y cambios en los patrones de consumo.
  • Se espera que la demanda mundial de agua continúe aumentando a una tasa similar hasta 2050, lo que representa un aumento de 20 a 30% por encima del nivel actual de uso del agua, principalmente debido al aumento de la demanda en los sectores industrial y doméstico.
  • Más de 2 mil millones de personas viven en países con un alto nivel de estrés hídrico, y aproximadamente 4 mil millones de personas experimentan una grave escasez de agua durante al menos un mes del año. Los niveles de estrés continuarán aumentando a medida que la demanda de agua crece y los efectos del cambio climático se intensifican.
  • En la actualidad, alrededor de 748 millones de personas en todo el mundo tienen un acceso deficiente al agua potable limpia.
  • Se estima que alrededor de 1.800 millones de personas en todo el mundo beben agua que puede estar contaminada fecalmente. Significa que quienes trabajan en el acceso al agua potable, tendrán que redoblar sus esfuerzos para mejorar el acceso y el uso de inodoros de las personas y, especialmente, para poner fin a la defecación al aire libre. (892 millones de personas practican la defecación al aire libre).
  • Las enfermedades diarreicas relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene inadecuada, matan a más de 800 niños, menores de cinco años, todos los días.
  • Aproximadamente 150 a 250 millones de m3 por día de aguas residuales no tratadas de áreas urbanas se descargan en cuerpos de agua abiertos o se filtran en el subsuelo.

¿Están comprometidos los derechos humanos fundamentales?

El agua potable y el saneamiento son reconocidos como derechos humanos básicos, ya que son indispensables para mantener medios de vida saludables y fundamentales para la dignidad de todos los seres humanos. El cumplimiento del derecho internacional sobre los derechos humanos obliga a los Estados a trabajar para lograr el acceso universal al agua y el saneamiento para todos, sin discriminación, al tiempo que prioriza a los más necesitados.

El agua y el saneamiento son considerados un derecho humano fundamental. Sin embargo, Barbara Frost, Directora Ejecutiva de WaterAid, con sede en el Reino Unido, dice que es sorprendente que el agua le cuesta a una persona pobre en el mundo tanto como la mitad de sus ingresos, por un monto que es aproximadamente un tercio del promedio diario de uso en el mundo desarrollado. Señaló que el agua potable limpia es un derecho y, sin embargo, una de cada 10 personas en todo el mundo vive sin ella.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, advirtió que prevenir el acceso de las personas al agua potable es la negación de un derecho humano fundamental”, mientras que “atacar deliberadamente a los civiles y privarlos de suministros esenciales es una clara violación del derecho internacional humanitario y de derechos humanos”.

El organismo de las Naciones Unidas ha establecido como pauta para la asequibilidad del agua, el 3% de los ingresos de los hogares, y estas pautas protegen el derecho humano al agua. Si la tarifa del servicio de agua está más allá de la capacidad de pago de un hogar, es una violación de los derechos humanos.

Desafortunadamente, el mero hecho de reconocer el derecho humano al agua no es suficiente, señaló. Se estima que 884 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a agua potable, y 2.600 millones de personas carecen de acceso a saneamiento mejorado.

¿Qué otros factores están asociados a la crisis del agua?

Al agua se asocia el saneamiento, la higiene y particularmente el cambio climático. Las sequías, las inundaciones y las condiciones climáticas extremas afectan la disponibilidad y la seguridad del agua. Unos 160 millones de niños, menores de cinco años, viven en zonas con alto riesgo de sequía, mientras que alrededor de 500 millones viven en zonas de inundación.

En el verano de 2010, aproximadamente una quinta parte de Pakistán se inundó; que afecta a más de 20 millones de personas en las zonas inundadas a lo largo del río Indo. Las inundaciones también destruyeron más de 1.6 millones de acres de cultivos. La India está en peligro de estar mal preparada para los desastres naturales y el cambio climático, mientras que los patrones de uso de agua no sostenibles son evidentes en Pakistán y Uzbekistán. El acceso básico al saneamiento sigue siendo una preocupación importante en lugares como Bangladesh.

¿El agua es un recurso compartido?

Un tercio de todas las cuencas hidrográficas son compartidas por más de dos países. A nivel mundial, hay 262 cuencas hidrográficas internacionales: 59 en África, 52 en Asia, 73 en Europa, 61 en América Latina y el Caribe y 17 en América del Norte. En general, 145 países tienen territorios que incluyen al menos una cuenca hidrográfica compartida.

La UNESCO refiere que se han registrado más de 1,831 “interacciones internacionales”, incluidos 507 conflictos, 96 eventos neutrales o no significativos. Aún así, hubo más de 1,228 casos de cooperación en agua compartida. A pesar del problema potencial, la historia ha demostrado que la cooperación, en lugar de un conflicto, es probable en cuencas compartidas.

El término “hidro diplomacia” se emplea para mediar en esta realidad. Las tensiones sobre los recursos hídricos han conducido, históricamente, a más colaboración que conflicto. Como ejemplo, el Tratado de Agua de Indus de 1960 entre India y Pakistán, ha sobrevivido a tres guerras y aún sigue vigente. También existe una “cooperación limitada” entre israelíes, palestinos y jordanos en la distribución equitativa del agua en la región en conflicto.

¿Cómo impacta esta crisis en la sociedad?

  • Las Naciones Unidas ya han advertido sobre el uso creciente del agua como arma de guerra en algunas de las zonas de conflicto del mundo, principalmente en el Medio Oriente y África.
  • La menor disponibilidad de agua puede ser catastrófico en muchos frentes: los cultivos podrían fallar, los ecosistemas podrían colapsarse, las industrias podrían colapsar, las enfermedades y la pobreza podrían empeorar, y los conflictos violentos por el acceso al agua podrían ser más frecuentes.
  • A nivel mundial, 844 millones de personas carecen de acceso a agua potable. Sin agua limpia y de fácil acceso, las familias y las comunidades están atrapadas en la pobreza durante generaciones. Los niños abandonan la escuela y los padres luchan por ganarse la vida.
  • Las mujeres y los niños son los más afectados: los niños porque son más vulnerables a las enfermedades provocadas por el agua sucia y las mujeres y las niñas porque a menudo llevan la carga de llevar agua para sus familias por un estimado de 200 millones de horas cada día. La mujer promedio en África rural camina 6 kilómetros todos los días para transportar 40 libras de agua.

¿Cuáles son algunos hitos de la crisis mundial del agua?

1700 a 1800: la industrialización lleva a una mayor urbanización en Inglaterra, lo que destaca la necesidad de agua potable y saneamiento.

1800s: La escasez de agua aparece por primera vez en los registros históricos.

1854: el Dr. John Snow descubre el vínculo entre el agua y la propagación del cólera durante un brote en Londres.

1900: desde ese año, más de 11 mil millones de personas han muerto a causa de la sequía, y la sequía ha afectado a más de 2 mil millones de personas.

2000: Los estados miembros de la U.N. establecen los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para el progreso del desarrollo, incluida la meta para 2015 de reducir a la mitad el número de personas sin acceso sostenible al agua potable.

2005: el 35% de la población mundial sufre una escasez crónica de agua, un aumento del 9% en 1960.

2005 a 2015: los estados miembros de la U.N. priorizan el desarrollo del agua y el saneamiento durante el Decenio Internacional para la Acción “Agua para la vida”.

2008: el Año Internacional del Saneamiento, reconocido por la ONU, prioriza la salud y la dignidad.

2010: El objetivo de acceso al agua limpia de los ODM se alcanza cinco años antes de lo previsto. Más de 2 mil millones de personas han tenido acceso a agua potable segura desde 1990.

2015: alrededor de 2.600 millones de personas han obtenido acceso a agua potable en los últimos 25 años, y aproximadamente 1.400 millones obtuvieron acceso básico a servicios de saneamiento desde 2000. Los Estados miembros de las Naciones Unidas suscriben los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que son sucesores de los ODM. Prometen agua limpia y saneamiento para todos en 2030.

2018: en todo el mundo, 2.1 billones de personas aún viven sin agua potable en sus hogares y más de 892 millones de personas aún no tienen más remedio que defecar afuera.

¿Cuáles son las posibles soluciones?

  • Se debe proporcionar agua limpia, segura y suficiente a todas las personas porque el agua es un derecho humano. La asequibilidad es un componente clave para satisfacer esta necesidad.
  • La sostenibilidad del agua debe protegerse no sobregirando las cuencas más allá de su tasa natural de recarga. Si se permite que las fuentes de agua se sequen, se pierde la capacidad de proteger los derechos humanos de las personas.
  • Reconsiderar las políticas sobre el agua, instando a una mayor conservación y reciclaje de las aguas residuales.
  • Buscar formas de lograr que los sectores con mayor consumo de agua sean más eficientes y menos contaminantes.

¿Qué medidas se consideran inadmisibles?

Querer considerar el aumento de los precios del agua. El aumento de la competencia por los recursos hídricos y el cambio climático solo está agravando la crisis que, junto con la falta de saneamiento, es responsable de la muerte de más de 315,000 niños, menores de cinco años, cada año.

Para que el agua sea asequible, debe ser administrada por una entidad pública, no por una privada con fines de lucro. El hecho de permitir que las corporaciones controlen el acceso al agua ha fracasado en las comunidades de todo el mundo, lo que se traduce en un servicio deficiente, tasas más altas y calidad de agua degradada.

“Esta es una receta para el desastre. Las ganancias no deben ser la prioridad cuando se trata de brindar servicios de agua y saneamiento a las personas“. Según Darcey O’’Callaghan, Director de Política Internacional de Food and Water Watch, el público no debería pagar por el agua, no hay dudas de que el agua y el saneamiento son derechos humanos. Lo que paga el público es el mantenimiento de la infraestructura del agua y el costo del agua corriente a través de las redes que entregan este recurso a nuestros hogares, escuelas, empresas e instituciones gubernamentales.

En contraste con la privatización, que pone las necesidades públicas en manos de corporaciones con fines de lucro, la asociación público-pública (PUP) reúne a funcionarios públicos, trabajadores y comunidades para brindar un mejor servicio a todos los usuarios de manera más eficiente.

Los PUP permiten que dos o más empresas públicas de servicios de agua u organizaciones no gubernamentales unan sus fuerzas y aprovechen sus capacidades compartidas. Los PUP permiten a múltiples empresas de servicios públicos unir recursos, poder adquisitivo y experiencia técnica.

“Los beneficios de la escala y los recursos compartidos pueden brindar mayores eficiencias públicas y costos más bajos. Estas asociaciones públicas, ya sean nacionales o internacionales, mejoran y promueven la distribución pública del agua mediante el intercambio de las mejores prácticas”, dijo O’Callaghan.

Conclusión

  • El cumplimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento requiere que los servicios estén disponibles, físicamente accesibles, equitativamente asequibles, seguros y culturalmente aceptables.
  • A menos que se restablezca el equilibrio entre la demanda y los suministros limitados, el mundo enfrentará un déficit mundial de agua cada vez más grave.
  • Un uso más eficiente del agua podría garantizar suficiente suministro en el futuro.
  • El crecimiento económico por sí solo no es la solución, y podría empeorar la situación a menos que las reformas aseguren una mayor eficiencia y menos contaminación.
  • Las vías de desarrollo insostenibles y las fallas de gobierno han afectado la calidad y la disponibilidad de los recursos hídricos, comprometiendo su capacidad de generar beneficios sociales y económicos.
  • Si bien las altas tasas de crecimiento económico proporcionan recursos financieros para una mejor gestión de los recursos hídricos, muchas de las prioridades de desarrollo actuales ignoran los riesgos de desastres naturales, el cambio climático y el acceso deficiente de agua y saneamiento a los hogares.
  • En 1993 se designa el 22 de marzo como el mundo el Día Mundial del Agua.
  • Las mejoras en la gestión y el acceso a los recursos hídricos, los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento son esenciales para abordar diversas desigualdades sociales y económicas, de modo que ‘nadie se quede atrás‘ cuando se trata de disfrutar de los múltiples beneficios y oportunidades que brinda el agua.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario