Quién le quita el cascabel a la serpiente o quién le pone frenos a la corrupción

Se tenía que decir y Castells lo dijo.

¿Esto de la corrupción del Estado a nivel latinoamericano es una tendencia o una pandemia?

Es una pandemia que se ha vuelto tendencia con el empuje de Internet y la globalización. Estas son mis palabras, pero lo dijo Manuel Castells: una empresa como Odebreth ha hecho caer, al menos, cinco gobiernos en América Latina (AL).

La conclusión empírica es que en el centro de todas las transformaciones y, sobre todo, de todas las crisis, está la transformación del Estado, en todos los países. Lo que fueron los golpes militares como desestabilización del Estado en el siglo XX, es la corrupción del Estado en el siglo XXI.   

La corrupción se ha acentuado en los países neo-desarrollistas (Brasil, Argentina, Bolivia) porque cuando el Estado es más omnipresente hay más corrupción, por la unión de más elementos corruptores.

¿Existen mecanismos o factores determinantes de la corrupción del Estado?

Existen, al menos, tres tipos de factores:

  1. Estructurales: no se cambian por una decisión política; requieren una transformación profunda de los procesos institucionales/judiciales.
  2. Organizativos: forma de organizar el proceso político y en particular el proceso político electoral en el conjunto del mundo. Estos factores no corresponden exclusivamente a AL.
  3. Papel del narco en la evolución y desestabilización del Estado.

Factores estructurales

Existen factores estructurales que se pueden identificar empíricamente con datos, estudios de caso, etcétera, que muestran el papel central del Estado en todos los procesos (regulación, permisos, acuerdos comerciales, apertura de frontera); el Estado reorganiza el sistema estableciendo esas conexiones. La corrupción es el mecanismo que utilizan las empresas privadas y los competidores para resultar favorecidos en esos procesos privados de acumulación de capital.  

  1. En un momento de globalización, de articulación de circuitos internos con externos, el Estado tiene la capacidad de privilegiar unos actores sobre otros. La globalización pasa por mecanismos de transporte y telecomunicación; esa es la infraestructura de la globalización.
  2. Extractivismo informacional: requerimiento del nuevo crecimiento económico de AL. El subcontinente ha crecido en base a una expansión del mercado global y en base a una especialización en ciertas líneas de productos. En el conjunto de quién obtiene las licencias para explotar (país, empresas) todo está regulado por el Estado. Regulado no en base a las políticas del Estado, sino a quién compra. El extractivismo está ubicado en un territorio y el control de todo lo que se extrae pasa por el control del territorio. Es un control político, administrativo y burocrático que se compra.
  3. Explosión urbana y metropolitana: fenómeno ligado al crecimiento económico y la desestructuración/mecanización del campo. Todo el sistema, toda la explosión urbana (vivienda e infraestructura) de AL es fuente de especulación y de corrupción en la articulación de las inversiones públicas, el planeamiento público y los intereses privados.
    Las empresas tecnológicas en América Latina tienen menos capital y menos influencia que las empresas de construcción, promoción y desarrollo urbano y metropolitano. Eso es un cambio de modelo fundamental.
  4. La evolución de la misma sociedad. Las sociedades latinoamericanas han evolucionado hacia una extrema individualización, competitividad, consumismo; lo que ha conllevado a las crisis institucionales de las formas organizativas de la sociedad civil.

Factores organizativos

  1. Superclientelismo: cada grupo vende lo que puede hacer con su voto. Por ejemplo, cuando imputaron a la presidenta Dilma Rousseff y consiguieron el impeachment, más o menos el 60% de los diputados del congreso brasileño estaban, ellos mismos, imputados de corrupción en los tribunales.
  2. Las consecuencias de la política mediática en la generalización de la política del escándalo. En el tipo de democracia actual, lo que no está en los medios no existe. Ahora es más complicado porque las redes sociales son más importantes que los medios, y por consiguiente hay que trabajar las redes sociales. Hay que crear toda clase de mecanismos que van desde la manipulación de información, creación de noticias falsas, creación de imágenes y difusión de este tipo de noticias, en las redes y en los medios de comunicación. Por ejemplo, la política del escándalo ha hecho posible que los últimos cuatro presindentes de Perú hayan terminado en la cárcel, en el exilio o en suicidio.
  3. Personalización de la política. Consecuencia directa del impacto mediático. Ahora es indispensable, no se puede: nadie vota a un partido porque no se lo cree, ni a un programa porque no se lo leen. Los consultores políticos ya saben: si eres de derecha tienes que ir al centro, si eres de izquierda tienes que ir al centro, si eres del centro, tienes que tener aspectos de los dos; es pura consultoría política. La persona es el ícono que mueve la venta del producto, ya no de una propuesta política. Se basa en la capacidad de generar confianza.
    Esto determina el tipo de lucha política: si lo esencial es el valor de una persona, la forma de lucha política es destruir a esa persona y destruir sobre todo el vínculo de confianza a esa persona. Desde este punto de vista, la corrupción es fácil que entre en un Estado, porque ya sólo se trata de ganar al otro, no se trata de consolidar la base social de legitimidad.

Factor narco

Expansión de la economía criminal (narco): combustible, asesinatos por encargos, raptos, intimidación, etc.

  1. La relación entre narco y Estado es fundamental porque la operación del narco conlleva intrínsicamente la corrupción del Estado. La economía criminal no puede funcionar sin la criminalización del Estado. Cuando más se expande el narco más penetración tiene que haber del conjunto del Estado.
  2. El narco también es importante por el volumen de acumulación de capital global a partir de la cartelización oligopólica y una acumulación inmensa de poder. La centralización está en el lavado de dinero y la acumulación de capital continúa operando con más potencia, en más países.
  3. La penetración del narco en las agencias estatales de toda AL, ofrece una extraordinaria posibilidad de penetración del Estado a las agencias de inteligencia extranjera. La colaboración en la lucha contra el narco produce una imbricación entre las agencias de inteligencia y lo que ocurre en esos países (México, Colombia, Bolivia, etc.).  

¿Qué consecuencias tiene la corrupción del Estado?

  • Destrucción del vínculo de confianza entre Estado y ciudadanos y repliegue de la ciudadanía al individualismo. Cuanto más se repliegan los ciudadanos, más avanza la corrupción del Estado.
  • La política del escándalo se establece definitivamente como forma de lucha política. Todos lo hacen, todos tienen algo que ocultar y se instala el cinismo político.
  • Judicialización de la política. Estos fenómenos impiden una estabilización del sistema, cuando ya no hay otra forma de enfrentamiento, se remiten los políticos a los jueces. La corrupción también ha penetrado la Judicatura.
  • No hay instituciones fiables. Como la violencia es lo cotidiano, las personas buscan la protección de las mafias, incluyendo la policía, como otro tipo de mafia. Sin protección no se puede superar el mayor problema de AL: el miedo, la emoción humana más fuerte.  

¿Es posible encausar o limitar la corrupción política?

Se puede intentar:

  1. Empezar a mirar a los países menos corruptos y ver cómo funcionan. Ejemplos de países sin corrupción sistémica del Estado: Costa Rica y Uruguay. Son los países de menor desigualdad social, mayor nivel de educación, estado de bienestar (seguridad social, cobertura universal de salud, educación gratuita de buena calidad, etc.), tradición democrática y poder judicial independiente que no es nombrado políticamente y con una fuerte autoorganización.
  2. Otra salida es el concurso de la sociedad civil y el periodismo. Esto ha tenido un alto costo en vida de líderes sociales (Colombia) y periodistas (México).
  3. Cuando la corrupción es sistémica, podría funcionar una acción conjunta del poder político (desde arriba) y la sociedad (desde abajo). Esto implica para el poder político, cambios profundos en la función pública, la judicatura, el Congreso, los gobiernos estatales y municipales; es decir, la transformación del Estado.

Conclusión

Hay muchas cuestiones que complementan el análisis de Manuel Castells como el papel de las nuevas clases medias (Brasil) y los jóvenes (resistencia contra la burocracia del Estado), pero hay que esperar a la publicación del libro “La nueva América Latina”.             


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • chat
    Agrega un comentario