El sexo pierde la mitad de las playas de arena

La mitad de las playas de arena podrían desaparecer en el siglo XXI como consecuencia de la crisis climática. No solo es una pérdida de la naturaleza, sino de la humanidad. Cuando la naturaleza pierde-pierde la especie humana. Las actuales tendencias de cambio climático y del aumento del nivel del mar, afecta al número de amantes de la naturaleza.

Las playas de arena ocupan más de un tercio de la línea de costa mundial. Su relación natural con el entorno consiste en proporcionar protección natural ante las tormentas marinas y los ciclones. También constituye un capital económico y a la vez capital cultural.

La erosión, el aumento del nivel del mar y los patrones de cambio climático amenazan a las playas, sus infraestructuras y agentes sociales.

Evidencia empírica sobre cambios en la línea costera

Un equipo holandés (2020) analizó bases de datos e imágenes de satélite sobre los cambios en las líneas de costas entre 1984 y 2015 para extrapolar tendencias y predecir dinámicas futuras. Determinaron:

  • Cambio de la línea de costa impulsado por factores físicos (geológicos o antropogénicos),
  • Retroceso de la línea de costa debido al aumento del nivel del mar y cómo puede cambiar la erosión debido a las tormentas.
  • Sin medidas para mitigar el cambio climático y de adaptación “casi la mitad de las playas del mundo se sitúan bajo amenaza de extinción a finales de siglo”.

Este resultado supone:

  • Desastre ecológico y medioambiental
  • Pérdidas en términos de valor ecosistémico
  • Impactos socioeconómicos severos que podrían producirse, especialmente en áreas menos desarrolladas o con una dependencia fuerte del turismo relacionado con la costa.
  • Impacto intercultural, intergeneracional e interpersonal severo. Muchas personas producen, se reproducen y se realizan en las playas de todo el mundo.

Una proporción sustancial de las costas arenosas amenazadas se encuentra en áreas densamente pobladas (Australia, Canadá, Chile, México, China y Estados Unidos), lo que subraya la necesidad de diseñar e implementar medidas de adaptación efectivas. El riesgo por erosión es especialmente alto en Gambia y Guinea-Bissau, donde más del 60 % de la zona costera de arena puede perderse. Los efectos también serán importantes en los pequeños estados isleños, lo que supone además el riesgo de la pérdida de las culturas de eso países. La sociedad tendrá que adaptarse a una considerable pérdida de playas arenosas, por lo que hay que hacer planes de mitigación de daños, los cuales serían más eficaces si se diseñan a nivel regional y local.

El tabú de la investigación científica: el sexo

De Greta Thunberg me ocuparé en otra entrada, pero me interesa analizar aquí las posibles pérdidas de capital económico asociadas a la pérdida de las playas de arena.

La investigación no aborda cómo los sujetos globales-individuales se preparan para mitigar los daños al sexo y la felicidad con relación a la satisfacción personal que provoca la playa en millones personas. Pareciera que no, pero hay que crear resiliencia emocional ante la pérdida de la línea costera. Se perdería toda una experiencia glocal de juegos sexuales para practicar en la playa y la recomendación a los pocos sitios en los que la desnudez es obligatoria…

Según la Federación Internacional de Naturismo (INF), “el naturismo es una forma de vida en armonía con la naturaleza, caracterizado por la práctica del desnudo en común, con la intención de favorecer el respeto por uno mismo, por los demás y por el medio ambiente”.

La playa compromete parte de la satisfacción física y mental de las personas. Sí recorriéramos diariamente unos 10 kilómetros por la playa:

  • aumentaríamos notablemente el ritmo de descalcificación de los huesos y
  • disminuiría la masa ósea y de problemas estructurales de la columna vertebral.

La playa vuelve a relacionarse con el sexo a través del papel que tienen las hormonas sexuales sobre el crecimiento y la recuperación ósea. Si disminuimos constantemente sus niveles, no solo vemos comprometida la respuesta sexual, sino la capacidad para mantener en buenas condiciones el aparato esquelético.

La fragilidad de las playas de arenas es reflejo de la fragilidad de los derechos de las minorías. Cuando perdemos una playa, estamos a expensas de perder:

  • Playa Chihuahua. Ubicada en Punta del Este, departamento de Maldonado, Bahía de Portezuelo, Uruguay. El nudismo no es obligatorio, y permite que los interesados experimenten la sensación de estar rodeados de gente desnuda antes de probarlo por sí mismos.
  • Cap d’Agde, a orillas del Mediterráneo francés. Un complejo de playas rodeado de edificios en la que sus habitantes tomaron al naturismo como su forma de vida y en la que impera calma. Surgió como un centro nudista a partir de la década del ’60; antes solo funcionaba un pequeño campamento que motivaba el desnudo, posteriormente se desarrollaron seis balnearios naturistas desde cero. Los hermanos Oltra, dueños del campamento original, ayudaron a elaborar los planes para un pueblo destinado a la exhibición de los cuerpos, que comenzó a salir del conocimiento local y se transformó en una atracción turística internacional. De acuerdo a The Guardian, se trata de una comunidad sin violencia, en la que sus habitantes y los turistas conviven con total normalidad. La playa es su principal foco de interés. Se divide en tres secciones: (1) espacio familiar donde los niños pueden jugar como en cualquier otro balneario tradicional. Las otras dos secciones de la playa permiten el sexo público. (2) reservada para personas heterosexuales y (3) para homosexuales. Más allá de que en ninguno de los sitios está permitido tomar fotografías sin el consentimiento de los nudistas, múltiples imágenes circulan en las redes sociales y muestran al sitio como un lugar ideal para la experimentación.
  • Playas argentinas: Mar del Plata y Villa Gesell. En 1934, en la zona de Castelar, Morón, se engendra la Primera Asociación Naturo Desnudista Argentina (PANDA). La Nación prefirió la denominación “adamitas” antes que nudistas. La interpretación policial fue considerada irreprochable: “no tenemos por qué molestar a los adamitas a condición de que no molesten”. Los adeptos a PANDA aseguran que practicaban la nueva moral del nudismo con finalidades científicas. Se juntaban todos los domingos para divertirse entre la naturaleza, hacer gimnasia, danzas rítmicas y conversaban con sus cuerpos en la arena.

Muchas playas del mundo fomentan la desnudez total como forma de liberación y de acercamiento con la naturaleza. Es una contradicción del capital no hacer lo suficiente por contrarrestar los efectos del cambio climático, a expensas de reducir las posibilidades de realización de sus ciudadanos. El sexo es poder

Testimonios humanistas sobre la relación sexo-playas de arena

La sexualidad se considera un acto privado. “El desnudo en sí mismo no es obsceno. La obscenidad proviene de la conducta de la persona”. El nudismo nos enseñó que el cuerpo perfecto es el de uno y que tenemos que disfrutarlo tal como es, y no atado a parámetros comerciales”.

“Entre las dunas infinitas y el horizonte luminoso, nos sentimos parte de la naturaleza en su verdadera esencia. Eso es el nudismo para nosotros: la libertad”.


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • chat
    Agrega un comentario