طراحی سایت

El valor del liderazgo educativo

El liderazgo educativo implica ejercer un grado de influencia sobre otros. Es uno de los factores claves para el desarrollo de una educación de calidad. Cumple un rol catalizador, al promover el desarrollo de condiciones favorables para el aprendizaje.

Los estudios sobre el liderazgo se debaten entre dos tesis:

  1. La afirmación de que un “buen liderazgo” directivo da como resultado el éxito escolar.
  2. El giro que ha dado la comprensión del liderazgo. Ha pasado de una mirada individualista (basada en la relevancia de una figura: la del líder) a una mirada centrada en las relaciones sociales que se establecen entre los sujetos que interactúan en la comunidad educativa.

El cambio de la mirada está en el enfoque de la participación. El liderazgo no depende del perfil del líder, sino de la calidad de las relaciones que este pueda establecer.

Las relaciones sociales no remiten solamente a estrechar los lazos de afecto o generar canales de comunicación cada vez más asertivos. Tienen que ver con la manera como la comunicación, el afecto, el reconocimiento de las emociones, el trabajo colaborativo, entre otros, permiten transformar las relaciones de poder en la escuela.

Más allá de la delegación de funciones basada en la confianza del otro, la escuela, debe ser capaz de reconocer las habilidades y capacidades de cada uno de sus participantes y facultarlos para tomar decisiones orientadas al logro de las metas trazadas en el proyecto educativo del colegio.

La capacidad de un centro escolar para mejorar depende, de manera relevante, de equipos directivos con liderazgo que contribuyan a potenciar su incidencia en la mejora de los aprendizajes y garantizar el éxito educativo a todo su alumnado. Si los profesores son clave de la mejora, los directores han de crear el clima adecuado para que los docentes sean mejores, supervisando los resultados y alentando el progreso.

El liderazgo educativo también existe fuera del aula, siempre que alguien en una posición de influencia trabaje para guiar a maestros, estudiantes, padres o formuladores de políticas hacia una meta común relacionada con la educación. Una carrera en liderazgo educativo significa comprometerse con el aprendizaje permanente, la experiencia práctica y la inclusividad.

1.      Aprendizaje permanente

El aprendizaje permanente es vital para tener éxito en un rol de liderazgo educativo. Es un tipo de aprendizaje de vida. Por ejemplo, “alguien que entiende que el aprendizaje es un proceso continuo y alguien que va a traer su contexto a esa experiencia”. Hacer que el aprendizaje permanente sea una prioridad personal, le da a los líderes educativos la autenticidad de compartir su valor con los demás.

Ya sea que su rol sea el líder del salón de clases, profesional educativo, coordinador o entrenador, es importante comprender que cada persona con la que interactúa es parte de una red de aprendizaje en su propia aula. Al modelar el amor por el aprendizaje permanente, también influye en los demás para que valoren ese rasgo.

Parte del trabajo en el campo educativo requiere aceptar que, sin importar el título o función, debemos continuar mejorando y desarrollándonos a lo largo de nuestra vida. “Cada uno de nosotros siempre aprende … constantemente aprenderemos cosas nuevas”. Mientras más ágil sea el alumno, mejor (Reiss Medwed).

2.      Ecosistema de experiencias prácticas

Los líderes educativos deben practicar el pensamiento crítico, la empatía, la colaboración y la flexibilidad en una variedad de entornos de trabajo, y con una variedad de personas, para participar, liderar y lograr un cambio de manera significativa. La experiencia práctica ofrece a los estudiantes la oportunidad de practicar las habilidades de liderazgo en situaciones del mundo real que reflejan los entornos en los que trabajarán después de graduarse (Karen Reiss Medwed).

3.      Inclusividad

El tercer aspecto del liderazgo educativo es cada vez más destacado en las aulas y las empresas de todo el mundo: la inclusión. Reiss Medwed explica más acerca de lo que significa la inclusión para los líderes de hoy y cuál será su papel para brindar una perspectiva más diversa al aprendizaje:

“Hablamos mucho sobre la prosperidad inclusiva, que es una forma de mirar el mundo y decir: ‘ ¿Cómo hago para hacer esto en mi organización para que todos tengan un asiento equitativo en la mesa?’ Creo que el lenguaje de la inclusión habla al nivel organizacional del liderazgo educativo porque estás tratando de rastrear que las mejoras y los avances que traes servirán a la población más amplia posible y que no vas a ser avanzar un lado sin traer a todos los demás contigo”.

Los líderes saben intuitivamente que ser inclusivos es lo correcto, pero también tiene una correlación positiva con el éxito. A medida que los lugares de trabajo reconocen el beneficio de centrarse más en la diversidad, existe la oportunidad de reconocer la diversidad en el pensamiento y la experiencia entre los equipos que ya trabajan en una institución. Un líder educativo equipado conocerá las mejores formas de reunir a personas con todo tipo de antecedentes y experiencias.

El valor del liderazgo educativo

“Un líder educativo o líder organizacional que está llegando a su trabajo con una comprensión de la prosperidad inclusiva (o justicia social) está llevando consigo algunas ideas más profundas sobre las formas en que todas nuestras organizaciones están conectadas entre sí. Esta interconexión es una forma de hacer cambios más grandes en el mundo cada día” (Karen Reiss Medwed).

Los estudiantes son educadores que ya están experimentando en el campo y buscando cambiar los problemas en el terreno. A medida que avanzan en sus cursos y aprenden nuevos conocimientos y habilidades, pueden implementarlos en las instituciones.

Comentarios

  • SANDRA JANNETH GODOY ORTIZ
    30 junio, 2020 at 4:12 pm

    Es importante tener en cuenta que el liderazgo educativo es aquel que ejerce a la educación a ser de calidad, por lo que es relevante que como futuros docentes seamos críticos ante las nuevas alternativas de la educación.
    Por ello que el liderazgo educativo tiene como fin mejorar la educación, en donde se fomente un buen clima de aprendizaje, como también el docente se centrara en la enseñanza y el alumno en el aprendizaje, de tal manera que la capacidad para mejorar un centro escolar dependera, de manera relevante, de equipos directivos con liderazgo que contribuyan a dinamizar, apoyar y animar que aprenda a desarrollarse, contribuyendo a construir la capacidad interna de mejora.
    Es importante también el modelo pedagógico empleado por el centro educativo, ya que el mismo permitirá a desarrollar el aprendizaje al alumno. Los líderes escolares sólo pueden influir en los resultados de los estudiantes si cuentan con autonomía suficiente para tomar decisiones importantes acerca del currículum.
    Es importante el uso del blog ya que atravez del mismo el docente conocerá los criterios del alumno, a partir de un determinado de tema, como también es una herramienta muy factible en la que se puede compartir una variedad de recursos que fomenten el desarrollo de la educación.
    Sandra Godoy P2-EB-5

  • jessenia paida
    8 julio, 2020 at 5:01 pm

    EL VALOR DEL LIDERAZGO EDUCATIVO

    El valor del liderazgo educativo tiene gran impacto en el proceso de enseñanza y aprendizaje que un docente debe implantar en un aula de clases; es por ello que vamos a tratar los aspectos mas relevantes que como futuros docentes debemos desarrollar con el objetivo de crear ambientes de calidad para cada uno de los integrantes.

    El liderazgo posee gran influencia en el momento de comunicación en nuestro alrededor para poder desarrollar y generar una buena relación tanto personal como social, con el objetivo de formar una sociedad critica, respetuosa y comunicativa.
    Para ello empezamos a desarrollar estas habilidades desde pequeños, en la escuela donde el docente es el principal ejemplo el cual debe fomentar y ayudar a potenciar esta capacidad mediante actividades creativas, novedosas, inclusivas que generen curiosidad por el conocimiento, la investigación y exploración, capaces de tomar decisiones con criterio propio además de que el estudiante aprenderá a desenvolverse y más aún establecer buenas relaciones sociales.
    Otro punto que considero significativo en el momento de desarrollo del liderazgo es establecer lazos cercanos entre estudiantes, docente y la familia, creando vínculos y sentimientos de importancia en el cual los integrantes se sientan apreciados y se tome en cuenta sus emociones, lo cual ayudará a garantizar el éxito educativo dentro y fuera del aula, promoviendo un aprendizaje permanente, que perdure en el tiempo y pueda vincularlo a sus actividades diarias en cualquiera área que se encuentre, capaz de compartir su conocimiento con los demás y continuar desarrollando sus capacidades y habilidades cognitivas. Por ultimo y no menos considerable la integración de la inclusividad en cada etapa de su vida; esto hace un buen líder: ayuda, apoya es equitativo, creativo mas no es un sistema jerárquico en el que sea superior a su equipo de trabajo. A si en efecto se consolidará un verdadero desarrollo educativo.

    En conclusión, podemos concretar la gran importancia de conocer el valor del liderazgo educativo; conocimiento que como futuros docentes debemos desarrollar y formarnos para poder impartir una educación de calidad acompañada con excelentes estrategias; creando ambientes dignos, de confianza en el cual el estudiante se involucre en su aprendizaje y sea protagonista principal considerando a la escuela un segundo hogar.
    Jessenia Paida- EGB- 5- P3

Agrega un comentario