طراحی سایت

Gestión del conocimiento: diseñados para aprender

La inteligencia parece ser la cualidad más valorada en la “aldea global”. Desde hace unos años, además de las personas, son inteligentes los autos, las casas, los teléfonos, los edificios, etc. Ser inteligente consiste en ser capaz de aprender rápidamente y tomar buenas decisiones.

Según Javier Martínez, consultor en temas de gestión del conocimiento, comunicación y aprendizaje, las personas son el sistema de gestión del conocimiento más perfecto que existe porque cuentan con el cerebro, órgano diseñado para aprender.

¿Cómo funciona nuestro cerebro para organizar el caos y hacernos inteligentes?

Ejecuta 2 tareas complejas:

  1. proveer el conocimiento que tiene cada vez que lo necesitamos y
  2. almacenar lo que aprendemos para cuando lo necesitemos en el futuro.

La gestión del conocimiento tiene que ver con la idea de ser inteligente. Aprender es necesario para ser inteligentes. Consiste en acumular experiencias reutilizables en el futuro y depende de tres factores: motivación, tiempo y oportunidad para practicar.

¿Cuándo una persona demuestra ser inteligente?  

  • Capaz de aprender rápidamente.
  • Capaz de elegir bien. Es capaz de tomar buenas decisiones, hace lo que hay que hacer en el momento preciso. Tomar buenas decisiones significa que uno es capaz de elegir entre un cúmulo de posibilidades, una respuesta favorable. Para esto se requiere conocimiento, y para tener conocimiento hay que haber aprendido previamente.

En la vida no hay problemas sin solución. Lo que falta es el conocimiento para resolverlos

Algo es un problema cuando no sabes cómo se resuelve. Por tanto, cuando tienes un problema, la primera pregunta podría ser: ¿quién sabe de esto, a quienes hay que buscar para resolver este problema? El conocimiento es aquella experiencia que te permite tomar decisiones y actuar. Cuando tienes el conocimiento es evidente saber que debes tomar una decisión y actuar, toma segundos reaccionar. Cuando no, es un proceso de aprendizaje largo y no tan fácil.

Las personas no pueden actuar sin conocimiento. El conocimiento es algo que se demuestra, no basta con hablar de él. Hay una sutil diferencia entre aprendizaje y conocimiento. Antes de tener un problema se produce el aprendizaje; cuando llega el problema, hay que hacer uso del conocimiento.

Di qué conocimiento tienes y te dirán qué puedes o qué no puedes hacer…

Si no tienes el conocimiento y no has aprendido, si no has cumplido con todas las horas de prácticas y de esfuerzo, cuando llega el momento no puedes resolver el problema. Una cosa se conecta con la otra: el aprendizaje es lo que haces antes, conocimiento lo que haces mientras dura el problema. Uno de los mejores guitarristas de la historia, Paco de Lucia expresó: “cualquiera puede ser el mejor guitarrista del mundo si está dispuesto a pasar los próximos 30 años practicando 10 horas al día 7 días a la semana”.

¿Qué sucede si nos quedamos sin conocimiento?

Lo que uno es, depende del conocimiento que tiene. No puedes ser aquello que quieras, si no tienes el conocimiento para hacerlo. En función del conocimiento que tienes tu mundo es distinto. Cuando nos equivocamos y cometemos errores, tenemos que aprender. Para todo lo que hagamos en el futuro vamos a necesitar conocimiento. Significa que vamos a necesitar aprender, que va a ser obligatorio aprender.

¿Por qué es necesario aprender para conocer?

Porque el proceso de producción de conocimientos se llama aprendizaje. Si el conocimiento es necesario, el proceso que produce conocimiento también lo es. Aprender es incluso más necesario que saber; porque el conocimiento tiene fecha de caducidad, lo que hoy sabes no dura para siempre. No basta con saber las cosas, “cuando teníamos las respuestas, nos cambiaron las preguntas” y tenemos que desaprender y re-aprender. Necesitamos estar aprendiendo continuamente, a lo largo de la vida.

¿Cuál es la ventaja de las personas, quienes somos el sistema de gestión de conocimiento más eficiente que existe?

Las personas somos capaces de gestionar lo que sabemos y aprender. El cerebro humano continuamente, de manera inconsciente, provee el conocimiento que tenemos cuando lo necesitamos. Es decir, (1) detecta lo que estamos haciendo, nos dice dónde está lo que sabemos y (2) sistematiza, recoge y almacena continuamente lo que vamos aprendiendo, para cuando lo necesitemos en el futuro.

Surge un nuevo problema: el conocimiento es un activo intangible en un mundo físico. Al ser un intangible se comporta de manera distinta al resto de los activos. Una característica del conocimiento es su condición tácita, es decir, está contenido en los sujetos que lo portan. Su acceso está asociado a la interacción directa y personal, su transferencia depende principalmente del esfuerzo creativo para expresarlo a través de imágenes verbales, metáforas y analogías (De Sousa, 2000 y Nonaka, 2007).

Posiblemente la principal característica de un intangible como el conocimiento es ser inconsciente: lo tenemos, pero no lo sabemos.

Hagamos un ejercicio

  • Tomen un lápiz y pongan por escrito cómo se anda en bicicleta. Muchos pondríamos: me subo en la bicicleta y pedaleo…
  • Démosle ese papel a cualquier persona que no sepa montar bicicleta y digámosle que se lo aprende de memoria, sabrá andar en bicicleta…

El conocimiento es inconsciente. Está en nuestras cabezas, pero lo ocupamos con las manos, los ojos, los pies; aun así, podemos sentirnos incapaces de verbalizarlo.

¿Cómo funciona nuestro cerebro para aprender?

Estudiar no tiene nada que ver con aprender. No hace falta estudiar para aprender. Aprender tiene que ver con almacenar para reutilizar. El aprendizaje surge de la confusión, cuando las cosas no coinciden con lo que esperamos. Aprender es acumular experiencias para reutilizarlas en el futuro. Esta acción (aprender) depende de la motivación, el tiempo y las oportunidades que tenemos para practicar. Aprendemos haciendo, y no tanto escuchando, ni leyendo.

Aprender sin hacer, posiblemente no es aprender. Aprendemos mucho por nosotros, de los otros, de las historias, de los errores, de los fallos, intentando explicarnos por qué. En este quehacer nos equivocamos y dudamos. Lamentablemente, el error se consideraba un tabú y la duda un mal signo. No debemos temerle al error, a equivocarnos, a decir algo que -a priori- pueda parecer absurdo. Tampoco temerle a la duda, sino debatirla. “No hay problema en decir no lo sé” (Richard Feynman).

¿Cómo funciona nuestro cerebro para gestionar el conocimiento?

El problema es que para aprender hay que recordar. Cuando se presenta una situación que requiere acción, el cerebro busca conocimientos sobre cómo hay que reaccionar, qué hay que hacer. En esa búsqueda solamente pueden pasar dos cosas:

  • que busque y encuentre experiencias sobre cómo actuar, entender…
  • que busque y no encuentre nada de lo necesario para responder a la situación.

¿Qué esperamos de la gestión del conocimiento?

Lo que uno espera es que en el futuro es un sistema inteligente que anticipe y prediga lo que va a ocurrir. Que la información venga a nosotros cuando la necesitemos, y no que tengamos que ir a buscarla. Que nos avise qué es lo que está pasando, que nos alerte cada vez que nos acerquemos a un punto crítico…

Necesitamos sistemas que nos provean del conocimiento que requerimos y que nos lo haga llegar en el momento exacto: no antes, no después; que llegue en el momento que tiene que llegar. Asegurarnos de que tenemos el conocimiento al alcance de la mano para poder tomar buenas decisiones y actuar. Es justo lo que hace el cerebro: organizar el caos de información que recibe continuamente a través de los sentidos, compararlo con lo que tiene almacenado y entregarnos un conocimiento pertinente que nos permita actuar.

Por ejemplo, Google es una herramienta de inteligencia artificial al alcance de los dedos, para la gestión del conocimiento, que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximizan nuestras posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea.

Mientras los motores de búsqueda como Google hacen su trabajo, debemos hacer el nuestro. Preocupémonos de aprender para que nuestro cerebro pueda proveernos del conocimiento que requerimos para tomar decisiones y actuar


Comentarios

  • Valia
    6 abril, 2020 at 8:06 am

    Un dìa en el que no se ha aprendido nada es un dìa perdido. JOSÈ MARTÌ

    • Ph. D. Melvis González Acosta
      6 abril, 2020 at 8:14 am

      El gran maestro…

  • Juan Carlos Espinoza Villa P2_EB-5.
    1 julio, 2020 at 11:56 am

    El aprendizaje es un instrumento para no caer dos veces en el mismo error porque del mismo vamos aprendiendo. En este texto queremos hablar de lo positivo de aumentar conocimientos sobre cualquier tema.
    En cuanto al interés socia/educativo puedo decir que aprender es una de las necesidades más importantes que tenemos todos los seres humanos para adaptarnos al día a día y al medio en que convivimos, ya que tomar decisiones o plantearnos otras alternativas forma parte de aprender, aunque sea de forma inconsciente.
    Por otro lado, lo que yo conocía sobre el tema, no es muy amplia pero la universidad nos enseña a ser investigadores sobre cada tema que nos surja en cada situación, ya que nosotros los estudiantes podemos aprender en cualquier momento con todos los contextos que se nos surja en nuestra futura labor como docentes, posteriormente de cada suceso podemos sacar algo con lo que iniciar la aventura del saber. Cabe destacar que el aporte de esta lectura es que debemos ser conscientes de que el aprendizaje está en todos nosotros. No importa qué quieras conocer o la forma en la adquieras, porque con el paso del tiempo nos damos cuenta de las posibilidades que tenemos de aprender con tan solo con observar a nuestro alrededor y equivocándonos. En este blog se puede señalar el fortalecimiento del conocimiento del docente para que así mismo él pueda explicar a sus alumnos y ponerlo en práctica que todos aprendemos y sabemos que lo hemos hecho, somos mucho más felices equivocándonos y seguir aprendiendo de la misma equivocación, por eso siempre tenemos que luchar por conocer cada día un poco más.
    Por último, podemos decir que un alumno inquieto se darás cuenta de que siempre estás aprendiendo y de que por más tiempo que pase, seguirás haciéndolo.

  • AYDA CONSOLACION GRANDA SOLIZ
    8 julio, 2020 at 12:36 pm

    acorde a la lectura, con respecto a la gestión del conocimiento que esta disenado para aprender, muchas de las veces las personas etiquetamos a los seres humanos como inteligentes o no inteligentes, pero yo creo que las personas en general estamos capacitados para aprender de todo, solo que, unos son buenos para ciertas materias por decirlo asi, y otros son buenos para otras cosas, cada perosna es inteligente en sus respectivas ramas con sus debidas habilidades. Ya que el ser humano adquiere o modifica sus habilidades, destrezas, conocimientos o conductas, como fruto de la experiencia directa que mantienen durante su trayecto escolar o no escolara, basado en el estudio, la observación, el razonamiento o la instrucción, es decir, el aprendizaje es el proceso de formar experiencia y adaptarla para futuras ocasiones: que es aprender.

  • AYDA CONSOLACION GRANDA SOLIZ
    8 julio, 2020 at 1:28 pm

    Dentro del interés social respecto al tema es dar a conocer el tema relacionado al aprendizaje como una inteligencia o no de las personas, pues en el blog se dice te tratarán en base a los conocimientos que tengas, entendiéndose así que las personas con pocos o nulos conocimientos no tendrán la misma atención o prioridad dentro del aspecto social. Poniendo por encima tan solo los intereses sociales, en lugar de los valores y prioridades de las personas como seres humanos.
    Este es un tema influenciado siempre durante el trayecto universitario donde nos han enseñado todo respecto al tema, claro está que siempre hay algo nuevo que aprender y que entender respecto al tema. Por ende y en base a ciertas lecturas puedo decir que, cuando nos referimos particularmente a seres humanos, el aprendizaje es el resultado de procesos de estudio, experiencia, instrucción, razonamiento y observación. Y cuando este proceso se da en etapas más tempranas de la vida, durante la escolaridad, el aprendizaje no solo supone la adquisición de nuevos conocimientos, sino que también entraña la modificación de conductas, actitudes y valores en relación con la sociedad en que vivimos.
    El aprendizaje es vital para los seres humanos, pues nos permite adaptarnos y saber cómo actuar en el medio en que vivimos y en las diferentes situaciones a las que tendremos que enfrentarnos a lo largo de nuestras vidas.
    Acorde a la lectura, con respecto a la gestión del conocimiento que esta diseñado para aprender, muchas de las veces las personas etiquetamos a los seres humanos como inteligentes o no inteligentes, pero yo creo que las personas en general estamos capacitados para aprender de todo, solo que, unos son buenos para ciertas materias por decirlo así, y otros son buenos para otras cosas, cada persona es inteligente en sus respectivas ramas con sus debidas habilidades.
    Ya que el ser humano adquiere o modifica sus habilidades, destrezas, conocimientos o conductas, como fruto de la experiencia directa que mantienen durante su trayecto escolar o no escolar, basado en el estudio, la observación, el razonamiento o la instrucción, es decir, el aprendizaje es el proceso de formar experiencia y adaptarla para futuras ocasiones: que es aprender.
    Para concluir con respecto al tema; no deberíamos solo priorizar a las personas por sus conocimientos obtenidos o alcanzados en base a sus estudios, si no, más bien dar reconocimiento a todas las personas que se esfuerzan por aprender y hacer lo mejor en la rama o área que cada persona se sienta cómoda y realizada de hacer, pues no todas las personas son buenas en absolutamente todo. Todo lo antes expresado es lo que un docente debería transmitir y dar a conocer a sus estudiantes siempre, ya sea por vía internet, es decir virtualmente o personalmente.

    curso: P3-EB-5

  • SORAYA ANABEL VILLAVICENCIO LOPEZ P3_EB-5.
    8 julio, 2020 at 2:47 pm

    Este texto habla de lo importante que es el aprendizaje en la vida de las personas, para adquirir conocimientos y que de los errores que vayamos cometiendo a lo largo del tiempo sirva para reflexionar y aprender.
    El interés social y educativo se basa en que las personas necesitamos aprender; y conocer rápidamente sobre los temas, porque cada día se va aprendiendo algo nuevo; ya que somos capaces de elegir, tomar decisiones, a través de las experiencias vividas.
    En el diario vivir donde cada día se va aprendiendo nuevas cosas y formas de pensar que nos hacen tomas decisiones y actuamos como mejor nos parezca, porque si existe algún problema debemos solucionarlo pensando en aspectos positivos y así poder mejorar.
    Como persona uno tiene que aprender durante toda la vida y proponerse en que uno es capaz de resolver cualquier situación y si me equivoco seguir de nuevo no darse por vencido; que de los errores se aprende.
    El aprendizaje surge de la confusión, de las experiencias de la práctica para tomar decisiones y actuar.
    El profesor en este blog permite la comunicación con los estudiantes cuando ellos exponen su conocimiento y dan a conocer al maestro. Él es el lector que verifica el aprendizaje adquirido y los errores que vayan cometiendo al escribir en un blog y que les explique de que equivocarse es la etapa de aprender a través de la experiencia y la práctica.
    La gestión del conocimiento es una forma de aprender durante las experiencias de la práctica desarrollada en el diario vivir; porque a través que pase el tiempo uno aprende nuevas cosas, desarrollando sus habilidades, destrezas y el interés para adquirir nuevos conocimientos.

Agrega un comentario