Universidad 5 estrellas: “Hazla tú mismo”

¿Qué buscamos cuando aspiramos ir a la Universidad?

Conocer nuevos espacios, ampliarnos el horizonte sobre nuestra visión de las cosas, abrirnos a gente nueva, buscarle un sentido de utilidad a la vida, mejorar las finanzas, procurar reconocimiento social, etc. No veo por qué no poder aprender sin ir a la universidad. Si lo que quieres es aprender, hazlo tú mismo. Consiste en acumular experiencias reutilizables en el futuro y depende de tres factores: motivación, tiempo y oportunidad para practicar.

Esto da pie a una hipótesis muy interesante: “La educación (institución) no necesita ser costosa; y lo que es más, quizás podamos aprender mejor sin ella” (Scott Young). Eso se puede resolver si tienes la capacidad de recrear una experiencia multifacética.

Universidad vs. Restaurant 5 estrellas

En un restaurant 5 estrellas nunca pagas solo por la comida. Tienes al personal, la ambientación elegante, lujosos vinos franceses. Pagas por una experiencia compleja y multifacética. En la universidad compartes redes de contactos con tus amistades, oportunidades de investigación y diplomas de instituciones de élite. El final de los dos es el mismo: una gran factura por pagar y una experiencia para llevar a casa.

Así como es probable que no quieras ir a comer a un restaurante lujoso cada vez que tengas hambre, es probable que tampoco quieras regresar a la escuela cada vez que quieras aprender algo. No quieres un menú de 5 platos, quieres una educación a la carta.

Aprender a la carta. Cuenta Scott Young

Mi meta sería tratar de pasar los exámenes que presentaría un estudiante del MIT y a hacer los proyectos de programación. Lo que más me importaba era poder entender los principales temas de computación, algoritmos, inteligencia artificial, codificación e internet. Y poder implementar esas ideas en programas de computación. Es una simplificación, omite muchas experiencias del MIT, pero quería una simplificación muy buena. Lo que más me importaba era una simplificación que funcionara.

Construí un plan de estudios de 33 clases que, con pequeñas excepciones, era idéntico a las clases que tomaría un estudiante del MIT. Y pude construirlo utilizando la información gratuita disponible en la página web del MIT. El único gasto fue el de algunos libros de texto, lo que significaba que podía tomar el curso completo por menos de 2000.00 USD.

Tenía la meta y el material, ahora la parte más difícil: aprender de las clases del MIT. El MIT es una escuela muy difícil, incluso para los estudiantes más brillantes. No tendría la ayuda de la facultad, ni de profesores, ni compañeros. En teoría el proyecto es factible, pero en la práctica muy difícil.

Mis amigos no creían posible estudiar una licenciatura del MIT por cuenta propia. Que sería muy difícil sin la constante guía y apoyo. Pero no creía mucho en esto último porque cuando estuve en la universidad iba a clases para 300 estudiantes. Si tenía duda podía levantar la mano, pero si realmente no entendía algo dependía de mi aprenderlo.   

Las dudas tenían más que ver con ser convencional que con ser verdaderamente más difícil que un programa formal. Conforme empecé a tomar las primeras clases mis resultados fueron más sorprendentes. Descubrí que podía aprender más rápido que cuando fui a la Universidad. Lejos de ser un obstáculo, no estudiar en el MIT había hecho mi trabajo mucho más fácil. Durante el proceso aprendí mucho sobre informática, pero aprendí más sobre lo que nos permite ver un proyecto de aprendizaje hasta su finalización.

¿Cómo es posible con menos recursos, aventajar a un estudiante del MIT?

Desafía el sentido común. Anotas la hora de inicio y término de cada una de tus actividades. En cada una de las actividades cuenta desde a qué hora te levantas hasta a qué hora sacas la basura. Aunque sea tedioso los resultados son reveladores. La mayor parte del tiempo que los estudiantes usan no es para aprender, sino para trasladarse a clases, anotando apuntes y tratando de no dormirse en clases. Si pudieran totalizar la cantidad de tiempo que los estudiantes pasan creando nuevas ideas y recordando datos, que es de lo que se trata aprender, la cantidad sería mínima.

En gran parte no es culpa de los estudiantes. Los emprendedores suelen notar una marcada diferencia en su productividad en empresas nuevas y en las grandes. Grandes instituciones, igual a burocracia: papeleo. Significa hacer lo que te dicen en vez de lo que es importante.

Ser un emprendedor en la educación puede ofrecer ciertas ventajas de aprendizaje en un sistema formal. Cuando tomaba las clases las veía a una y media veces más velocidad; la diferencia es apenas perceptible en el habla humana: si va muy rápida, solo tienes que regresarte. Los estudiantes en el aula de clases no tienen acceso a un botón para adelantar o regresar. El impacto de esto no es trivial, al poder ver las clases a un paso ligeramente más rápido y secuencialmente, clases que normalmente duran 4 meses, la vi en 2 días de tiempo real.

Hacer tareas. Los estudiantes tienen que hacer tareas; a veces facilitan el aprendizaje, pero a veces, no. Por ejemplo, si tienes problemas con algún concepto, ¿por qué esperar semanas para una respuesta?, hace falta una retroalimentación rápida, y los científicos reconocen que es crítica en el aprendizaje. Tener una retroalimentación rápida beneficia a los estudiantes de lento aprendizaje, tanto como a los rápidos.

He pasado los exámenes finales de 20 de las 33 materias y realizado los proyectos de programación asociados con esas clases. Estoy por completar el programa en 12 meses en vez de 4 años.

¿Cómo la tecnología cambiará las instituciones educativas y las clases presenciales?

La gran revolución de la educación no va a centrarse en las escuelas, sino en los estudiantes. Ya existen organizaciones sociales buscando reinventar la educación no de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba. Estas modificaciones no son planeadas por escuelas o gobiernos, sino por estudiantes cansados de las pocas opciones que el sistema actual provee.

Hachear la educación es la nueva moda. El multimillonario Peter Thiel (cofundador de PayPal) ofrece una beca de USD 100 000 a los 20 mejores talentos menores de 20 años de todo el mundo. ¿La condición? Que el joven deje los estudios y se ponga a emprender. Cuando los mejores, más brillantes y más motivados comiencen a destacar su talento al no ir a la escuela, el resto del mundo prestará atención.

Jay Cross el fundador de la licenciatura “hazlo-tú-mismo” está reuniendo una lista de universidades basada en el número de habilidades que aceptan validar. Eso significa que puedes ir a una universidad y obtener un título de verdad, pero minimizando el tiempo que tienes que invertir aprendiendo en el aula.

Aun si deciden estudiar de la manera tradicional, tendrá su impacto en ti. El mundo cambia muy rápido para creer que el aprendizaje se detiene una vez que obtenemos el título. Ser capaz de aprender por ti mismo habilidades complejas y grandes ideas será esencial para estar adelante. La mayoría de la educación en el futuro será de autoeducación. Las universidades no van a desaparecer por el momento, ofrecerán conocimiento que la autoeducación no. Son grandes experiencias, caras.

¿Qué detiene a una persona para estudiar una carrera universitaria en un cuarto del tiempo y a una centésima del costo total?

Yo diría que “oro parece, fácil no es”. Los detiene al menos la deficiente formación primaria y secundaria. Una formación deficitaria fundamentalmente en dos niveles: (1) no adquieren suficientes conocimientos sobre gestión del conocimiento, (2) ni tampoco el hábito de aprender. Carecemos de estrategias de autorregulación y capacidad de adopción de un enfoque profundo de aprendizaje.

Uno mismo es la solución, no el problema

La apuesta por la Meta-Universidad

Las misiones vagas se convierten rápidamente en expansivas a medida que intentas hacer todo y terminas sin lograr nada. El enfoque funciona aún mejor cuando hace que el proyecto sea altamente específico. Por ejemplo, si vas a aprender un idioma no debes enfocarte en términos vagos como hablar con fluidez. Debes planificar proyectos particulares como: (1) tener una buena conversación uno a uno, (2) poder ver películas y documentales o (3) leer artículos científicos o literatura erótica…

Scott Young podría ser un genio que nos dice a todos que podríamos intentar, o al menos darnos cuenta que nuestros propios proyectos están más al alcance, con solo enfocar mejor el tiempo y el objetivo. Uno de los mayores errores que cometen los auto aprendices es no elegir un solo proyecto para trabajar a la vez. El foco es un multiplicador de fuerza para la efectividad.


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • chat
    Agrega un comentario