Economía de la atención en la esfera social

La atención es un prerrequisito en cualquier hecho social. El incremento de información como resultado de la digitalización de la sociedad, la convierte en un problema. A medida que el contenido es cada vez más abundante y disponible de inmediato, la atención pasa a ser un factor limitante en el consumo de información.

¿Qué se entiende por economía de la atención?

Es un enfoque para la gestión de la información que trata la atención humana como un bien escaso, y aplica la teoría económica para resolver diversos problemas de gestión de la información. Toma en cuenta que la capacidad mental de los humanos es limitada, de allí que la receptividad también lo sea.

La atención es una disposición del cerebro que se utiliza para filtrar la información más importante dentro de la masividad de información que rodea al ser humano en la era digital. La economía de la atención trata de ofrecer información de valor; es decir, satisfacer la necesidad de las personas ofreciendo datos interesantes y relevantes.

¿Cómo funciona la economía de la atención en las redes sociales?

Las personas dedican grandes recursos (tiempo, atención) a gestionar sus interacciones con los demás. Cuando las personas son objeto de un alto nivel de solicitudes sociales se sobrecargan de interacción social. Los medios digitales e Internet facilitan la participación en esta economía, al crear nuevos canales para distribuir la atención.

Pero, en el contexto on line la economía de la atención representa un cambio de paradigma en la forma de entender la comunicación humana.[1] Unas personas más que otras necesitan llamar la atención, sobre sí mismos, pero enmascarados en sus mensajes. Son los mensajes los que compiten. Los mensajes están a la espera de ser reanimados por la conciencia de los receptores. Y el sujeto tras la máscara (mensaje), espera con impaciencia la reacción de los demás. En este punto ganan los memes: su economía textual, el poder de la imagen y sobre todo la empatía que generan conlleva a la viralización.[2]

¿Cómo se relacionan economía de la atención y big data?

La economía de la atención es un concepto asociado al mercado. Los primeros en preocuparse por este fenómeno a gran escala fueron las empresas, cuando se percataron que los consumidores expuestos a una abundancia de información manifestaban pobreza de atención.[3]

La creciente digitalización de la mayoría de los procesos comunicativos que se realizan en las sociedades postindustriales provoca un crecimiento exponencial de los datos, que deben ser asimilados, clasificados, comparados y monitorizados. El nuevo costo asociado a la producción y distribución de contenido digital, es la falta de atención.

El enfoque de mercado que contribuye a darle solución a este problema es la intermediación. Es el negocio de los medios de comunicación que facilitan la búsqueda, fidelizan usuarios y aspiran a recibir beneficios por su intermediación, mediante la publicidad o la compra. Un dato más, con la plataforma Time Well Spent (Tiempo bien empleado), el móvil te dice en qué tienes que fijar la atención en cada momento.

 

 

[1] La economía de la atención. Disponible en: http://sociologiayredessociales.com/2010/03/economia-de-la-atencion/

[2] Para dar a toda esta perspectiva una potencia mayor, se puede emplear la psicología social. Concretamente, la vertiente cognitiva: cómo gestionamos el conocimiento (Galindo, 2010).

[3] El concepto parece que lo acuñó el Premio Nobel de Economía Herbert Simon, que en 1971 investigaba sobre el impacto de la sobrecarga de información en las llamadas economías desarrolladas.

 

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario