Estudios sociales en la era del Antropoceno

El Antropoceno alude al significativo impacto global que las actividades humanas han tenido sobre los ecosistemas terrestres; al punto de haber constituido una nueva era geológica. Según Wikipedia, la propuesta de uso de este término como concepto geológico ha ganado fuerza desde el 2008 con la publicación de nuevos artículos que apoyan esta tesis. Sin embargo, su uso no era oficial, ni siquiera único. La idea general es que se trata de una era geológica de nuestra propia creación.

Si hasta ahora no he comprendido mal, el conocimiento se considera una tercera esfera con capacidad para modificar procesos biológicos y geológicos, y esto parece ser una consecuencia del crecimiento del factor cultural en la sociedad. Es decir, movido por sus ideas e incluso éticamente defendido.

Desde el punto de vista de las relaciones que el Hombre ha sido capaz de establecer, vemos que luego de avanzado a domesticar -gradualmente- la tierra y los animales para producir alimentos, construir asentamientos urbanos y beneficiarse de los recursos del planeta, como el agua, los minerales y la energía; no se detuvo, incrementó el consumo de recursos y la actividad económica, llegando a  extinguir especies de vida animal. Esto demuestra que hay una realidad subyacente con respecto al concepto Antropoceno.  

Diviso un distanciamiento entre las ciencias duras y las ciencias blandas que ya se ha vuelto in-humano. La ciencia ha avanzado tanto que ha dejado muy por debajo el componente social. La oposición entre las ciencias y las humanidades, vuelve a estar en la palestra pública como el debate entre las dos culturas.  ¿Quién iba a pensar que esto se convertiría -en algún momento- en la peor asimetría social?

El Holoceno se relaciona con el Holocausto, como el Antropoceno con el Antropocentrismo. Nada más les recuerdo que todo este análisis proviene en gran parte de una enciclopedia libre; si es que quieren empezar la porfía por allí. El antropocentrismo puede tomar un aspecto cultural del ser humano como excepcional entre las especies inteligentes, por algún rasgo.

Esta situación ha dado origen a una extensa discusión acerca del llamado principio antrópico. Stephen W. Hawking, en su libro Historia del tiempo, habla del principio antrópico aplicado al tema del origen y formación del universo. Dice: «vemos el universo en la forma que es, porque nosotros existimos”. Estoy hablando de un término que se utilizó por vez primera en el año 1973. B. Carter lo acuñó para argumentar que, después de todo, la humanidad sí que tiene un lugar especial en el Universo.

En autores anteriores, ya se pueden encontrar formulaciones equivalentes de este principio.  Alfred Russel Wallace, en el texto “El lugar del hombre en el Universo”, publicado en 1903, expresaba lo siguiente: Un Universo tan vasto y complejo como el que sabemos que nos rodea, puede que sea absolutamente necesario… para producir un mundo tan adaptado al desarrollo de una vida que habría de culminar en la aparición del ser humano.

La vida que habría de terminar con la aparición del ser humano, dio nuevas muestras de vida. Podemos estar hablando toda una tarde del papel del cyborg en la sociedad.

A finales del siglo XX, la imagen del cyborg como ser que no es ni humano ni máquina, ni hombre ni mujer, fue analizada por autoras ciberfeministas, como Donna Haraway. Se ha desarrollado una ética de la ciborgización. Tambien se ha abierto una era de nuevos derechos: en 2004, el artista británico Neil Harbisson, co-creó y se instaló un eyeborg en la cabeza para poder escuchar los colores que le rodean.

El mismo año, el gobierno británico le prohibió renovar su pasaporte por el hecho de llevar un aparato electrónico en la cabeza. Harbisson empezó una campaña para defender sus derechos como cyborg y justificó que el ojo electrónico no es un aparato electrónico sino parte de su cuerpo y extensión de sus sentidos. Después de semanas con correspondencias, incluyendo cartas de su universidad y de su doctor, su ojo electrónico fue finalmente aceptado como parte de su cuerpo y su foto con el eyeborg incluida en el pasaporte.

Por último comentar que también consta una institución privada cuya finalidad consiste en prestar a la sociedad unos determinados servicios considerados de interés público. La Cyborg Foundation es la primera organización internacional del mundo dedicada exclusivamente a ayudar a los humanos a convertirse en cyborgs. La fundación fue creada en 2010 por el cyborg Neil Harbisson y Moon Ribas, como respuesta a la multitud de cartas y correos electrónicos recibidos de personas interesadas en convertirse en cyborg.

 Los principales objetivos de la fundación son:

  • extender los sentidos y las capacidades humanas creando y aplicando extensiones cibernéticas en el cuerpo.
  • promover el uso de la cibernética en eventos culturales.
  • defender los derechos de los cyborg.

¿Hasta qué punto la actividad humana ha transformado la vida en la Tierra? ¿Lo que se entiende por actividad humana es interés de las Ciencias Sociales? ¿Cuál ha sido el impacto que este contexto científico ha tenido en las Humanidades?

El Hombre, que le debe seguir interesando a las Ciencias Sociales, ha transformado la orientación temporal (Holoceno/Antropoceno) y la orientación espacial (Biósfera/Noósfera). La inteligencia atribuida a los seres vivos ha cambiado las posibilidades del mundo en que vivimos.

Existe un último mapa geopolítico del conocimiento

No porque dejemos de mirar el problema, este va a desaparecer. Es primordial abandonar esa mirada sobre una naturaleza limpia, soñada y pura y asumir que el medio ambiente, tal como está en la actualidad, es el erosionado por el Hombre. Y desde ese lugar, tomar el punto de partida para acciones futuras.

Las líneas de actuación y gobernabilidad no tienen que preservar una forma de naturaleza que ya no existe por sí misma, sino que deben tender a lograr un nuevo equilibrio planetario y una más eficiente gestión energética. Hay que apoyarse en las nuevas tecnologías para poder desarrollar una cultura global acorde, explicó el arquitecto Rem Koolhaas durante una conferencia llamada “La naturaleza es pasado”.

Pero este ensayo debe tener un final feliz que dice así: El Antropoceno no es el resultado de cambios recientes en el comportamiento humano fruto, de “la modernidad filosófica y tecnocientífica”, sino la consecuencia de la forma habitual de comportarnos durante siglos.

Desde ese punto de vista, el Antropoceno aparece, no sólo como una era de riesgo, sino como una oportunidad para repensar el comportamiento humano y sentar las bases de un futuro (intersubjetivamente) sostenible.

Además de ajustar el discurso científico a la realidad, la demarcación de una nueva época podría tener consecuencias a nivel práctico, incluso legal. La Ley internacional de los mares fue moldeada sobre los cambios de las instituciones humanas, con una geografía de la tierra y el mar estable como base. Ahora, en cambio, las relaciones entre el mar y la tierra, o la naturaleza del océano están cambiando y las leyes tendrán que adaptarse para incorporar esos cambios crecientes.

El debate de los estudios sociales en el Antropoceno continúa en el plano de las interrelaciones: la existencia humana y los planetas.


Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Agrega un comentario