Calidad del sueño como indicador de salud

¿Es la calidad del sueño tanto o más importante que la cantidad?

Lo bien que se duerme es tan importante como la cantidad de tiempo para dormir. La sociedad se había preocupado con la idea de que dormir ocho horas era imprescindible. Una investigación de 2017, que buscaba patrones en la duración-calidad del sueño y asociaciones con el rendimiento físico, emocional y social, evidenció que la mala calidad del sueño está relacionada con un peor funcionamiento, independientemente de cuánto tiempo haya dormido una persona. “Esto muestra que, más que nada, necesitamos una buena noche de sueño, no una larga noche de sueño”.

La calidad del sueño se refiere a qué tan bien se duerme. Para un adulto, un sueño de buena calidad significa:

  • Quedarse dormido en 30 minutos o menos,
  • Dormir profundamente durante la noche sin más de un despertar y
  • Volver a dormirte en 20 minutos si te despiertas.

La calidad del sueño puede ser más difícil de medir que la cantidad de sueño. Se tiene evidencia empírica que la mala calidad del sueño puede afectar el estado de ánimo, hacernos sentir agotado al día siguiente, irritados, con pérdida de concentración y somnolencia diurna; dificultando que el cuerpo y la mente descansen y se recarguen.

Calidad de sueño y beneficios derivados

La mala calidad del sueño puede interferir con los beneficios derivados de dormir durante un período de tiempo adecuado. La mejor calidad de este puede mejorar el estado de alerta y contribuir a que nos sintamos mejor durante el día.

“Las personas que duermen seis o menos horas funcionan tan bien como las que duermen de seis a ocho horas, siempre que su sueño sea de buena calidad”.

La calidad del sueño juega un papel importante cuando se trata de:

  • Función del sistema inmune.
  • Aprendizaje.
  • Memoria.
  • Metabolismo.

Calidad de sueño y literatura

La literatura médica registra que la calidad del sueño se ve afectada por factores externos como el género, el éxito y los antecedentes académicos, la salud general, el estado socioeconómico y el nivel de estrés de la persona. Sumados a los ya conocidos consumo de tabaco (el cigarrillo contiene nicotina que tiene un efecto estimulante. Fumar antes de dormir dificulta especialmente quedarse dormido y afecta negativamente la calidad del sueño), las bebidas que contienen cafeína y el uso crónico de medicamentos que afectan el sueño (benzodiacepinas, antidepresivos, anticonvulsivos, antipsicóticos, antihistamínicos).

Otro de los factores frecuentes que afecta la calidad del sueño es la navegación por Internet. Se asocia particularmente a:

  • Supresión de la melatonina. La luz azul emitida por las pantallas de los teléfonos celulares, computadoras, tabletas y televisores restringe la producción de melatonina, la hormona que controla el ciclo de sueño/vigilia o el ritmo circadiano. Reducir la melatonina hace que sea más difícil quedarse dormido.
  • Mantienen la alerta cerebral. Al mantener la mente ocupada, la tecnología puede engañar al cerebro para que piense que necesita mantenerse despierto. La navegación por la web puede dificultar la relajación y el sueño.
  • Te despiertan. Mantener un teléfono móvil al alcance puede perturbar el sueño, gracias a las campanadas de mensajes de texto, correos electrónicos, llamadas o calendario nocturnos.

La calidad del sueño puede ser un mejor indicador de la salud general, el estado de ánimo y la satisfacción con la vida.

Calidad de sueño y salud

En términos de salud mental, una buena noche de sueño hace que el cerebro funcione correctamente. Nos ayuda a aprender, recordar, resolver problemas y tomar decisiones, así como a protegernos contra el estrés, los cambios de humor y la depresión. Para mejorar la calidad del sueño debemos prestar atención al dormitorio, la cama y el estilo de vida. Mi recomendación personal:

  • Despeja tu habitación y crea un espacio limpio y ordenado.
  • Aleja la tecnología del dormitorio.
  • Cuando sea hora de acostarte, has que tu habitación esté completamente oscura.
  • Reserva tu habitación para dormir y tener sexo.

La calidad del sueño es solo una parte de cómo el sueño afecta nuestros niveles de energía durante el día. Una mejor satisfacción del sueño puede hacernos sentir más vigorizados.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • chat
    Agrega un comentario